Seguidores

viernes, 12 de febrero de 2010

ORACION.

Señor, envíame cada alborada un ángel para que arranque de mi corazón los cardos y las ortigas, por si, durante la noche, el enemigo los hubiese plantado. Padre, estoy metido en el punto exacto donde se cruzan las corrientes; no te olvides, no sueltes tu mano de mi mano, y no dejes de cantarme cada noche una canción de cuna
(Ignacio Larrañaga)

2 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Maravillosa oracion.
GRacias por compartirla.

la illoldi dijo...

Gracias, porque son tus hermosas y cuidadas selecciones, el modo en que Dios nos habla al oído...

¡Bendiciones!

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.