Seguidores

miércoles, 5 de enero de 2011

AÑO NUEVO

“El año se debate con su propia oscuridad.
Oscuro y húmedo amasijo de nieve bajo una lluvia helada durante dos días. Todo está cubierto por una grisura cárdena y hielo. La niebla se introduce en las gargantas. Una desolación desértica y acuosa tornándose lodo.

Sólo el día de año nuevo fue luminoso. Muy frío. Todo duro y centellante; árboles cargados de nieve. Salí a dar un paseo hacia la viña Know, por el camino de la torre de fuego, con la secreta esperanza de “suscitar chispas” (como dicen los hassidim), y alguna se suscitó. Todo estaba tranquilo, pero demasiado luminoso, como si esta celebración no perteneciera al nuevo año ni a ningún año”.

 
Thomas Merton
Diarios, 3 de enero de 1968

1 comentario:

San dijo...

Muy poético este fragmento de los Diarios, reflejo profundo de un estado de ánimo. Y puede resultar muy significativo, como preludio de su final, la frase que evidencias en rojo, Manuel.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.