Seguidores

sábado, 1 de enero de 2011

FELIZ 2011, con K

KRISHNAMURTI es uno de mis maestros. Él no era propiamente cristiano, pero su comprensión de la realidad, sus enseñanzas, consiguen que todo camino espiritual acabe siendo más auténtico y liberador. En estos días he vuelto a retomarle, repasando su biografía y releyendo algunos de sus escritos. Con tres textos suyos, breves y profundos, quiero iniciar en este blog, dedicado a TM, el nuevo año, deseando a todos, amigas y amigos, un 2011 fructífero, en la senda de la santidad.

“La educación, en su verdadero sentido, es la comprensión de uno mismo, porque es en cada uno de nosotros que se concentra la totalidad de la existencia”.

“Existe solamente una manera de enfrentarse al dolor. Los escapes con los que estamos familiarizados, son en realidad maneras de eludir la grandeza del dolor. El único modo de habérselas con el dolor, es hacerlo sin resistencia, sin un solo movimiento, externo o interno, para escapar del dolor; hay que permanecer totalmente con el dolor sin desear alejarse de él”.

“La muerte está siempre ahí, está muy cerca, para protegerte. Y cuando te refugies en ella, morirás”.

1 comentario:

San dijo...

¡Incontables frutos de amor para todos, que es auténtica felicidad, en este año que acaba de “nacer”! En especial para ti, Manuel.
Yo también creo que K. es un buen “árbol” al que arrimarse espiritualmente. Y has elegido tres “hojas” que dan muy buena “sombra”, muy profundas y sugerentes a la reflexión.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.