Seguidores

miércoles, 19 de enero de 2011

NUESTRA VOCACIÓN ES APRENDER

“Pienso mucho sobre toda América Latina pues de un modo extraño América Latina tiene mucho que ver con mi vocación: no porque tenga algo que decirle a AL sino porque tengo mucho que aprender de ella, y nuestra vocación es aprender los unos de los otros, y encontrar la gran misericordia de Dios oculta tanto en una jungla distante, como cerca, a nuestro lado. Pues la voz de Dios siempre debe venir a nosotros en todo momento, de cerca y de lejos, y desde el punto que está en todas partes y en ninguna parte, desde la O de admiración que es un círculo ilimitado, y desde la humildad del amor que traspone los límites fijados por el orgullo nacional y la arrogancia de la riqueza y el poder. Entonces, vivamos en la comunión que socava el poder y la arrogancia de los poderosos de este mundo, que intenta dividir a los hombres en la lucha por el poder”.

 
Thomas Merton
Carta a José Coronel Urtecho (Nicaragua, 1906)
15 de marzo de 1964

1 comentario:

San dijo...

Parafraseando a TM, la idea que expone la frase “nuestra vocación es aprender” es una de las que habría que admirar con una “O” de círculo ilimitado. Pienso que la vida, el mundo y los vínculos entre los que lo habitamos, serían muy distintos si ejerciéramos esa vocación tan verdadera y realmente humana. Que nos abre al diálogo, el respeto, la reflexión, y la paz.
Y, por supuesto, la voz de Dios desborda y trasciende tiempos y geografías, tanto políticas, como humanas y económicas. Las diferencias y categorías las ha establecido el afán de poder del hombre, no Dios.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.