Seguidores

viernes, 15 de agosto de 2008

Frases para guardar y rumiar.


“Vivir una vida espiritual significa llevar todo mi ser a la morada que le pertenece. Mi tarea espiritual verdadera consiste en dejarme ser amado, plena y completamente y creer que en este amor llegaré al cumplimiento de mi vocación. Sigo intentando llevar mi ser errante, inquieto y ansioso a su hogar para que pueda descansar en el abrazo del Amor”.
(Henri Nouwen; Diario del último año de su vida)

“Siempre he pensado que existe un especial vínculo entre espiritualidad y sexualidad, y he tratado de hallarlo a partir de mi propia experiencia vital. Comprender una sencilla verdad puede llevarnos toda la vida, y hasta exigirnos el martirio”. (Yo, julio, o6)

“Todo tiene que ser puesto a prueba.
Todas las relaciones tienen que ser comprobadas.
Todas las lealtades tienen que pasar por el fuego.
Mucho tiene que perderse.
Mucho de nosotros tiene que ser eliminado,
Y hasta lo que es mejor en nosotros.
Pero la victoria es cierta.
La resurrección es la única luz,
Y con esa luz no existe error”.

(Thomas Merton)

“Siempre hubo devotos cristianos, pero francamente no resolvieron los problemas de nadie, y mucho menos los del mundo. Cristo no murió en la cruz meramente para que hubiera devotos cristianos”. (™)


“Somos pecadores, pero esa es nuestra esperanza, porque los pecadores son aquellos que atraen hacia ellos mismos la infinita compasión de Dios. Ser pecador, querer ser puro, permanecer en la paciente expectativa de una misericordia divina y sobre todo perdonar y amar a los otros, como mejor podemos, es lo que nos hace cristianos” (™)

“La ambigüedad es el sello de toda nuestra existencia humana y de la vida cotidiana. La fe cristiana no elimina esta ambigüedad ni la sustituye con otro mundo de certezas. Lo que precisamente hace la fe es conferir la capacidad para afrontarla y la sabiduría para discernir el camino a seguir para que la ambigüedad se convierta en un momento creativo que conduzca a una profundización en la propia fe como también en uno mismo, en los demás y en el misterio de Dios. Obviamente, el avance hacia una fe más madura que ofrece la ambigüedad se opone a todo absolutismo que sofoque el dinamismo de la fe”. (Artículo de revista “Concilium”)

“De cada lugar de la vida se eleva una escalera hacia el cielo”. (A. Grün)

4 comentarios:

Analía dijo...

“Todo tiene que ser puesto a prueba.
Todas las relaciones tienen que ser comprobadas.
Todas las lealtades tienen que pasar por el fuego.
Mucho tiene que perderse.
Mucho de nosotros tiene que ser eliminado,
Y hasta lo que es mejor en nosotros.
Pero la victoria es cierta.
La resurrección es la única luz,
Y con esa luz no existe error”.
(Thomas Merton)

Con esta me quedo. No más palabras.

M. Jose dijo...

Sí, parece que si...
Todo lo que nos acontece pasa por el fuego. Y es cierto lo que dices de que hasta la más sencilla verdad puede llevarnos una vida y exigirnos el martirio.
Menos mal que de cada lugar de la vida hay una escalera para elevarnos al cielo...
Un abrazo y un buen fin de semana
Jose

Yajaire de DIOS dijo...

M GUSTA TODO LO QUE ESCRIBES,EL DEJARSE AMAR POR DIOS ES DECUBRIR LA VOCACIÓN ASI YO DESCUBRI MI VOCACIÓN,DE SER CARMELITA.YAJAIRE

Manuel. dijo...

Esas pequeñas frases que vamos recogiendo día a día son un verdadero tesoro espiritual, de ellas están llenas mis diarios, tomadas de acá o allá, de libros, periódicos, películas; son pequeñas perlas o semillas, que pueden fructificar silenciosamente cuando se guardan en el corazón.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.