Seguidores

jueves, 14 de agosto de 2008

GRACIAS!!!!!!



En estos dias he recibido varios mensajes de amigos y amigas del blog que me han llenado de alegría y satisfacción; puedo ver que este esfuerzo vale la pena, porque toca el corazón y anima la fe de muchos y establece lazos fraternos que cooperan para que este "vía crucis" de la existencia cotidiana se convierta en "vía lucis" también. A los viejos y a los nuevos amigos y amigas de este blog, gracias por sus mensajes, su cercanía espiritual y su oración. A pesar del poco tiempo de que dispongo a veces no dejaré de ocuparme de esta "casa común" donde nos sentimos, por lo menos yo lo siento así, "cuerpo de Cristo".


Un abrazo y una bendición para todos y cada uno de ustedes.

Manuel.

2 comentarios:

semillas dijo...

Gracias a ti, por tu dedicación y constancia.
Es cierto que este medio por el cual nos comunicamos ofrece estrechar lazos de amistad. Sí, si toca el corazón.
Que Dios te bendiga, es lo mejor que te puedo desear en este instante.

bobafett dijo...

yo hace poco descubríel Blog , y siempre es interesante ver a alguien que comparta valores similares a los de uno


Un abrazo

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.