Seguidores

lunes, 8 de septiembre de 2008

Me voy a Madrid.


Hoy es la fiesta en Cuba de María de la Caridad, cuyo santuario en el poblado de El Cobre, en Santiago de Cuba, visitará Thomas Merton hace ya muchos años. Quiero encomendarle a ella la salud y el bienestar de los cubanos, castigados ahora por otro huracán de mucha fuerza que va dejando a su paso misería y frustración. También me estoy despidiendo temporalmente pues mañana debo viajar a Madrid y no sé allí cuando podré retomar el trabajo en el blog. Que sirvan estos días de receso y luego, claro está, volveremos a encontrarnos con nuevos ímpetus.

6 comentarios:

M. Jose dijo...

Deseo que tu viaje sea bueno. Rezaré por ello y por todos los cubanos que sufren por las inclemencias de la naturaleza.
Un abrazo y te esperamos todos aquellos que seguimos tu blog.

MJ

Analía dijo...

Manuel:
Que tengas un muy buen viaje!
Ya esperamos tus entradas desde madrid.
En el corazón de María pongo también yo una intención especial por los damnificados por el huracán allí.

BUEN VIAJE!!!

inés dijo...

Me uno en la oración a la Virgen de la Caridad del Cobre, que esté cercana a los cubanos ante la inclemencia del huracán.

Hasta la vuelta en el blog,

Inés

Elsa dijo...

Buen viaje Manuel, buscaba algo de Raïssa Oumansoff,y llegue a tu blog una vez más (una y otra vez google me trae por aca).
Desde muy al sur oramos por ustedes.

nieves dijo...

Buen viaje suerte para esas gentes con el huracan.
Nieves

Adelaida y flia dijo...

Gracias Padre Manuel por darme el camino de llegar a su blog. Ya no puedo estar en sus Homilias pero tengo su palabra y espiritualidad fortaleciendo mi alma. Salud y un abrazo fuerte. Adelaida y flia

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.