Seguidores

sábado, 27 de septiembre de 2008

Gratitud y misericordia.

"Los dos aspectos más característicos de la caridad divina en el corazón de un sacerdote son la gratitud y la misericordia. La gratitud es la manifestación de su caridad hacia el Padre, y la misericordia es la expresión de la Caridad de Dios, que actuando en él, se extiende a través de él a sus semejantes. Gratitud y misericordia se encuentran y se funden perfectamente en la misa, que no expresa otra cosa sino la caridad del Padre hacia nosotros, la caridad del Hijo hacia nosotros y hacia el Padre, y la caridad del Espíritu SAnto que es caridad que nos une al Padre en el Hijo.
Después de celebrar mi primera misa comprendí perfectamente que en el mundo nada hay importante fuera de amar a Dios y servirle con sencillez y alegría. Vi con más claridad que antes que es inútil e ilusorio buscar una forma espectacular y extraordinaria de servir al Señor, puesto que todo servicio ordinario se torna inmediatamente sublime y extraordinario al ser transfigurado por el amor hacia Él".
Thomas Merton.
El signo de Jonás.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.