Seguidores

jueves, 4 de septiembre de 2008

Tres imágenes para la Iglesia.


Este texto también está tomado del libro entrevista con A. Grün. Creo ya lo publiqué en otra ocasión, pero como no estoy seguro y me parece iluminador en ese camino de buscar la Verdad depositada en la Iglesia, vuelvo a traerlo acá.



Hay tres imágenes que son importantes para la Iglesia de hoy:
1- La Iglesia debería llegar a ser un lugar en el que el ser humano pueda vivir una experiencia espiritual; esa es la imagen de la Iglesia mística.
2- En segundo lugar, debería crear un espacio para un nuevo tipo de comunidad, concretamente un espacio para la comprensión de las personas entre sí.
3- En tercer lugar, la Iglesia debería trasmitir cultura cristiana de la vida y facilitar el acceso a una vida sana., que incluye, evidentemente, las buenas costumbres.

En primera línea están los elementos saludables (la oración y la vida espiritual), pero también una vida diaria correcta y unos ritos saludables. Dicho en pocas palabras: todo lo que hace posible una vida sana.
El cristianismo debería convertirse en una cultura visible en la que el ser humano experimentara su propia dignidad. Esas son mis imágenes más importantes de la Iglesia.

Anselm Grün.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La Iglesia es nuestra Madre, pero al mismo tiempo nosotros somos la Iglesia; es una realidad misteriosa y compleja, que nos obliga a la vez a ser dóciles al Espíritu y críticos desde esa misma presencia. Por eso nuestras palabras pueden manifestar al mismo tiempo reverencia y desafío, y cada intento de reforma ha de ser bienvenido, y discernir si viene del propio Dios.
Gracias, Manuel, por lo que compartes.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.