Seguidores

martes, 10 de diciembre de 2013

ANIVERSARIOS


El 9 de diciembre de 1941 Thomas Merton canceló su cuenta en el banco, y al día siguiente, 10 de diciembre, viajó en tren hasta Kentucky y llegó  a las puertas del monasterio trapense de Gethsemaní solicitando ser aceptado. El 13 de diciembre tuvo una entrevista con el abad, Dom Frederic Dunne, y aceptado como postulante para monje de coro, es decir, un miembro de la comunidad que participa cada día en el canto de los oficios de oración y es preparado para la ordenación sacerdotal. El 21 de febrero de 1942, con la cabeza rapada, recibiría el hábito blanco de novicio, y adoptaría el nombre monástico de fray María Ludovicus (Fray María Luis). Todos los trapenses anteponían el nombre de María a su nombre, pues ella era la patrona de la orden.

También un 10 de diciembre, pero de 1968, es decir, 27 años después, Merton moríría en Asía, electrocutado accidentalmente, mientras participaba en un encuentro de benedictinos asiáticos en Bangkok, Tailandia.

54 años de vida en total, suficientes para que su legado espiritual nos acompañe hoy y nos ayude a recorrer nuestra propio camino, haciendo nuestra propia búsqueda de verdad y vida plena.

"Dios llama a los seres humanos a su unión con Él y entre ellos en Cristo, en la Iglesia, que es su cuerpo místico"




No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.