Seguidores

sábado, 21 de diciembre de 2013

EL NACIMIENTO DE DIOS EN NOSOTROS

Celebramos el nacimiento de Cristo en Belén para poder creer que hay vida divina en nosotros. Sin esta festividad, estaríamos pasando por alto la vida divina que hay en nosotros. Consideraríamos vida aquello que se ve hacia afuera: nuestro trabajo, nuestros logros, nuestros fracasos, la convivencia humana, el reconocimiento, la dedicación, el amor, nuestras alegrías y nuestras penas cotidianas. Y no nos daríamos cuenta de que Dios mismo está en nosotros. Necesitamos de muchos símbolos para creer, ante el poder de los hechos, en el misterio de que Dios ha llegado a nuestro mundo. Armamos árboles de Navidad, encendemos velas, cantamos villancicos que anuncian con imágenes el misterio de la encarnación de Dios y sus melodías trasmiten que algo ha cambiado en nuestro mundo gracias a la venida de Dios, que podemos sentirnos aquí un poco más cerca de casa
Cantamos esos villancicos para permitirnos nuevas posibilidades: amor, ternura, asombro, emoción, sentimientos. Le cantamos al Niño Dios en el pesebre para desarrollar en nosotros las mismas posibilidades que tiene un niño: lo espontáneo y lo auténtico, lo vital y lo genuino, lo nuevo y lo fresco...".

Anselm Grün.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.