Seguidores

jueves, 19 de diciembre de 2013

NUEVOS HORIZONTES

"Transparencia completa y santa: vivir, orar y escribir a la luz del Espíritu Santo, perdiéndome a mí mismo enteramente para convertirme en propiedad pública, del mismo modo que Jesús es propiedad pública en la Misa. Puede que esto, mi vivencia de mi Misa, sea un aspecto importante de mi sacerdocio: volverme tan sencillo como una hostia en las manos de todos. Quizá éste, después de todo, sea mi camino hacia la soledad. Uno de los caminos más extraños inventados hasta el momento, pero es el camino de la Palabra de Dios". (1949)

"Estoy engolfado en la simple y lúcida realidad que es la tarde. Me refiero a la tarde de Dios, a este momento sacramental del tiempo en que las sombras se alargan y alargan, y un pajarillo canta suavemente en los cedros, y un coche pasa en la remota distancia, y las hojas de los robles se mueven con el viento". (1952)

"Lo necesario es una verdadera vida interior y espiritual, un verdadero crecimiento, en mí mismo, en profundidad, en una nueva dirección, en cualquier dirección que Dios me abra. Mi tarea es avanzar, crecer interiormente, orar, romper con los apegos y desafiar los miedos, crecer en fe, que tiene su propia soledad, buscar una perspectiva nueva y una nueva dimensión en mi vida. Abrir nuevos horizontes al coste que sea. Desear esto y dejar que el Espíritu Santo se ocupe del resto. Pero desear realmente esto y trabajar en ello". (1959)

Thomas Merton

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.