Seguidores

domingo, 22 de diciembre de 2013

NO NOS DEJEMOS QUITAR LA NAVIDAD.....

"Han querido suprimir la Navidad en muchas ocasiones, cerrando así la puerta de la Vida, para que se borre la memoria de los hombres y mujeres que han abierto una puerta de esperanza en la roca del egoísmo y de la muerte.

Nos quisieron quitar la Navidad en otro tiempo faraones y tiranos que de formas diferentes oprimían y mataba a los niños, para mantener de esa manera su poder sobre el desierto de los pueblos.

Quieren destruir la Navidad los nuevos poderes de muerte, que dominan sobre el mundo con el látigo del miedo (del no hay remedio) imponiendo su nueva violencia, hecha igualmente de mentiras y de muerte.

Nosotros mismos queremos suprimirla muchas veces, cerrando la puerta a la vida, a la luz de la esperanza, al Dios que nace en nuestra propia entraña. Preferimos ser silencio, que no nazca en nosotros la Palabra de la Vida.

Pero no lograron suprimirla los antiguos, ni lo lograrán los nuevos (ni nosotros mismos), porque nació una vez y nacerá de nuevo el Niño de Dios, aquel que se deja amar y que suscita con su amor de infante la esperanza de la Vida....".

XABIER PIKAZA

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.