Seguidores

lunes, 18 de mayo de 2009

Santidad: misterio y secreto.


Aquí continuamos revisando lo que escribe Merton sobre la santidad en su libro "Pensamientos en la soledad". La amplitud de su pensamiento es tal que resulta difícil encontrar una síntesis que conserve la riqueza de sus intuiciones, y la profundidad con que descubre las operaciones del Espíritu Santo en nuestro interior.


6- El dominio de sí: “El verdadero dominio de sí es el dominio de nosotros, no por nosotros mismos sino por el Espíritu Santo. El dominio de sí es realmente la entrega de sí”. Para poder entregarnos a los demás, tenemos que ser nosotros; y para ser nosotros, tenemos que entregarnos a Cristo.
7- “La diferencia entre una vocación y una categoría. Quienes cumplen, o están cumpliendo, una vocación de santidad son, por este mismo hecho, inexplicables. No encajan en categorías… son peculiarmente ellos; por lo tanto no están considerados dignos de gran amor y respeto a los ojos de los hombres. Porque su individualidad es un signo de que son realmente amados por Dios y que sólo Él conoce su secreto, que es demasiado precioso para ser revelado a los hombres. Lo que veneramos en los santos, más allá y por encima de todo lo que sabemos, es este secreto; el misterio de una inocencia y de una identidad perfectamente ocultas en Dios”.

4 comentarios:

José Antonio Vázquez dijo...

Hola Manuel:

Me han dado la posibilidad de premiar algunos Blog y he pensado en el tuyo, soy un amigo de Merton, así que es lógico que esté agradecido a tu labor.
Si te pasas por mi blog lo puedes recoger si lo consideras conveniente. En cualquier caso, gracias por tu labor mertoniana.

SAN dijo...

Pienso que los santos son personas que sintonizan la misma frecuencia para sentir, pensar, hablar y actuar: la del amor. ¡Casi nada!
Y felicidades por el premio que te ha dado José Antonio.

inés dijo...

P.Manuel, comento algo que me ayuda de lo que voy leyendo en el blog para mi reflexión personal sobre la santidad:
El 2do punto en esta entrada me da bastante luz para poder seguir reflexionando sobre la santidad de s.Rafaela( no es muy conocida, fue religiosa y fundadora) Para mí su vida es muy difícil de comprender por su profunda espiritualidad eucarística y su tan grande sencillez, humildad, mansedumbre, alegría..."solo El conoce su secreto".
Desde que empecé a leer algo a Merton, y las reflexiones en el blog, voy entendiendo que el camino de la santidad es muy particular, no tenemos porqué comprender todo el desarrollo de la vida de los santos, nos queda la luz de sus actitudes evangélicas ante el sinsentido de las circunstancias que vivieron.
Gracias por animarnos a seguir buscando razones para creer desde la espiritualidad de Merton, que nos descubre o revela de un modo distinto la experiencia del camino de la santidad y del encuentro con el Dios de la vida.

Manuel. dijo...

Amigo José Antonio: Gracias por premiar este blog; siempre digo que no puedo entrar en la dinámica de los premios, por falta de tiempo, y porque me lío mucho teniendo que elegir luego, reenviar, etc, no soy muy ducho en esto. Pero siempre estoy agradecidísimo de quienes tienen ese hermoso gesto de reconocer mi trabajo.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.