Seguidores

domingo, 30 de noviembre de 2008

INTEGRACIÓN.


"Comenzamos a comprender la importancia positiva, tanto de los éxitos como de los fracasos y de los accidentes de nuestra vida, únicamente cuando nos vemos en nuestro verdadero contenido humano, como miembros de una raza que está proyectada para ser un organismo y un cuerpo. Mis logros no son míos: el camino para llegar a ellos fue preparado por otros.

El fruto de mis trabajos no es mío, pues yo estoy preparando un camino para las realizaciones de otros. Tampoco mis fracasos son míos, sino que pueden derivar del fracaso de otros, aunque también están compensados por las realizaciones de esos otros. Por tanto, el significado de mi vida no debe buscarse únicamente en la suma total de mis realizaciones. Sólo puede verse en la integración total de mis logros y mis fracasos, junto con los éxitos y fracasos de mi generación, mi sociedad y mi época. Pude verse, sobre todo, en mi integración dentro del misterio de Cristo".


Thomas Merton.

"Los hombres no son islas"

sábado, 29 de noviembre de 2008

ADVIENTO: buen provecho.


Mañana la Iglesia comienza una vez más su ciclo de celebraciones anuales, el llamado año litúrgico, que pretende ayudarnos a recorrer espiritualmente el camino de Jesús, y actualizar en nuestra propia vida el misterio del Dios que se hace hombre para que el hombre se haga Dios. Comenzamos así el ADVIENTO: cuatro semanas de preparación para la NAVIDAD. En este tiempo es recomendable siempre proponernos hacer una lectura sistemática de algún libro,que nos ayude a alimentar el deseo interior de comunión con Dios; puede ser un libro de meditaciones diarias, u otro cualquiera que dosifiquemos para irlo siguiendo día a día durante esta etapa. Un libro, por supuesto, que corresponda a nuestro estado espiritual en este momento. En este blog se han publicado otros años textos de Thomas Merton sobre ADVIENTO, que pueden encontrar si revisan en los archivos antiguos; yo a su vez intentaré encontrar otros que iluminen de algún modo estas jornadas.

Recomiendo dos libros de meditaciones para todo el año que yo mismo estaré siguiendo:

1- El año del Señor, segun los santos del Carmelo (Publicado por Editorial Monte Carmelo, Burgos, 1997.

2-La Religión de Jesús, De José María Castillo (DDB, 2008)

Hay muchos más: alguno de Anselm Grün dedicado precisamente a Adviento Y Navidad.

Aprovechar los recursos que tenemos a mano para que NAVIDAD sea la fiesta de nuestro propio renacer, de la constante novedad del Espíritu en nosotros.

Para todos, amigas y amigos de este blog: PROVECHOSO ADVIENTO!!!.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Beatificación en Cuba.


Esta semana tendrá lugar en Cuba, en la ciudad de Camagüey, la primera ceremonia de beatificación, en favor del religioso hermano de San Juan de Dios Fr José Olallo Valdés, apostol de la caridad y servidor de los pobres y enfermos. Una periodista de ABC me envió unas preguntas y dejo aquí mis respuestas para unirme así al gozo de los católicos cubanos.


¿Cómo vive un cristiano de Cuba un acontecimiento como este?
Una beatificación como la de Fray Olallo, ¿es un impulso para la comunidad cristiana de Cuba?
¿Qué tipo de actos prepara la Iglesia cubana para una celebración de estas características?
1- El reconocimiento de la santidad de un miembro de la Iglesia cubana, el segundo realmente, pero el primero que desarrolló su vocación en Cuba, es un motivo de alegría para todos los que hemos vivido durante los últimos 50 años la fe en la isla. Ser católico supuso en estos años hacer una opción a contracorriente, y entrar en una dinámica que conjugaba Tradición (con mayúsculas) y libertad. La Iglesia católica cubana está llena de santos anónimos, hombres y mujeres que con su fidelidad han mostrado que "creer" no es algo del pasado, que no supone estar al margen del mundo real, y que tenemos mucho que aportar como creyentes a la sociedad del futuro. De ahí que estos acontecimientos puntuales, pensemos en el ENEC, en la visita de Juan Pablo II, en la próxima celebración de los 400 años de la aparición de la imagen de la Virgen de la Caridad, patrona de Cuba, y por supuesto, la beatificación del P.Olallo, sean momentos particulares de gracia para renovar nuestra condición de discípulos de Cristo y miembros de la Iglesia católica en Cuba.
2- Estoy seguro, y ese era el espíritu con que se preparaba este momento, que esta celebración marcará un hito en la historia de la Iglesia cubana. La diócesis de Camagüey, donde se va a celebrar la beatificación, pues fue allí donde ejerció su apostolado el P.Olallo, vivirá este momento por todo lo alto, y de todo el país acudirán los católicos para compartir esta alegría. Estoy seguro también que ayudará a visibilizar más a la Iglesia que peregrina y trabaja en Cuba, que abrirá puertas para que esta pueda ejercer mejor su misión, y que además será un importante momento evangelizador, que tocará corazones, que provocará conversiones y que también, Dios lo quiera y la Virgen y el P.Olallo nos ayuden en ello, será llamado vocacional para los jóvenes cubanos, a los que Cristo necesita para anunciar su Reino.
3- Desde hace meses las diferentes publicaciones de la Iglesia cubana han venido preparando este momento. Es un camino largo, en el que los Hnos de San Juan de Dios, congregación a la que pertenecía Olallo, han tenido un papel fundamental, difundiendo el testimonio de fe y vida de este hombre santo, que trabajó con y por los pobres y enfermos de su tiempo, desde el servicio sencillo de su consagración. El 29 de noviembre, a las 8 de la mañana, en la plaza de la Caridad, de la ciudad de Camagüey tendrá lugar la ceremonia, en presencia de los restos mortales del P.Olallo. Supongo que los que no estén presentes se unan celebrando la eucaristía, e incluso tal vez, como otras veces, se pueda seguir la celebración a través de la televisión nacional. Será, eso sí, estoy seguro, un momento de gracia para los católicos cubanos en la isla, que hoy como nunca antes necesita de nuestro testimonio y nuestro mensaje , de los valores del Evangelio, como un rico aporte a los cambios que todos anhelan.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Empezar a vivir por la fe.


El día 16 de noviembre Thomas Merton fue bautizado como católico en la Iglesia del Corpus Christi de Nueva York. Sus búsquedas espirituales le llevaron poco a poco a un encuentro que resultó esencial, y transformador. Pero la vida espiritual es dinamismo puro, es cambio, y esa búsqueda que iniciamos un día no termina núnca. Años después, en medio de otro proceso purificador y de maduración espiritual escribiría lo siguiente en su diario:


"Lo principal que me ha impactado hoy ante el Santísimo Sacramento ha sido que me he ocupado demasiado de la marcha de mi vida.

Me pongo en manos de Dios y me aparto de nuevo empeñado en leer absolutamente todo en pos de mis propias conclusiones. Con esa condición, me abandono a Él.

¿Consecuencia? Buscamos el bien, y vemos que encontramos perturbación. Decimos: !paz! !Paz!, !Y no hay paz!

Jesús, me pongo en Tus manos. Descanso en tu sabiduría, que ha dispuesto todas las cosas para mí. Te prometo dejar de bajarme de tus brazos para intentar caminar con mis propios pies, olvidando que y no estoy en el suelo ni cerca de él.

Ahora, por fin, permíteme empezar a vivir por la fe. Buscad primero, pues, el Reino de Dios"


16 de noviembre de 1947.

martes, 25 de noviembre de 2008

La fe y la comunidad.


"Cuando una espiritualidad divide a las personas en creyentes y no creyentes, en ortodoxos y en herejes, en piadosos e impíos, en buenos y malos, es signo de una espiritualidad enfermiza. Cuando tras días de reflexión religiosa, la mitad de la clase está extasiada con Cristo y la otra mitad no quiere saber nada y es tildada por los demás de incrédula, entonces, la fe que se trasmite allí no es la fe de Jesucristo. Jesús nunca clasificó así a las personas. Incluso en los pecadores y en los publicanos, vio la esencia buena y el anhelo de la fe y se dirigió a estos.

La fe, tal como la describe San Benito en su regla, debe desafiar a los fuertes y alentar a los débiles. Por un lado, no deberá dejarnos nunca en paz, y por otro, tampoco deberá dejarnos con cargos de conciencia. El cargo de conciencia no es, como algunos sacerdotes creen, símbolo de una persona piadosa, sino, más bien, indica que alguien gira demasiado en torno a sí y a su perfección, en lugar de mirar al Dios misericordioso que lo acepta y en el que puede regocijarse con agradecimiento.

Uno puede ser un auténtico pregonero del mensaje de júbilo de Jesús sólo cuando está en comunidad. Pues solamente en la convivencia, experimentamos cuánto dependemos de la misericordia de Dios y cómo, sólo desde ella, podemos vivir entre nosotros con humanidad. Por eso, no podemos hablar en abstracto de la misericordia de Dios, sino solamente cuando la experimentamos y vivimos en convivencia con los demás".


Anselm Grün.

"Con el corazón y todos los sentidos"

Lumen.

domingo, 23 de noviembre de 2008

Trascender la dualidad.


"Dios se hizo hombre. Asumió la debilidad y la mediocridad humanas y Se ocultó, haciéndose un ser humano anónimo e insignificante en un lugar sin importancia alguna. Y no quiso en ningún momento dominar sobre los hombres, ser Rey, Jefe, Reformador o Superior a sus criaturas de alguna manera. No quiso ser más que su hermano, su consejero, su siervo y su amigo. No fue una persona important, en el sentido humano del término, aun cuando desde entonces hemos hecho de Él La Persona Más Importante. Ésta es otra cuestión: pues, aun cuando es muy cierto que Él es el Rey y Señor de todo, el vencedor de la muerte, el juez de los vivos y de los muertos, el Pantokrator, sigue siendo también el Hijo del Hombre, escondido, desconocido, sin importancia, vulnerable: pueden incluso matarlo. Y cuando el Hijo del Hombre fue ejecutado, resucitó de entre los muertos y volvió a estar con nosotros, pues dijo: "Matadme; esto no tiene ninguna importancia".

Habiendo muerto, Su Persona ya no muere más. Pero por haberse hecho hombre, haber unido la naturaleza humana a la Suya y haber muerto por el hombre y resucitado como hombre de entre los muertos, consiguió hacer Suyos los sufrimientos de todos los hombres; la debilidad y la vulnerabilidad de estos se hicieron Su debilidad y Su vulnerabilidad.; hizo Suya la insignificancia de los seres humanos. Pero al mismo tiempo dio a los hombres Su poder, inmortalidad, gloria y felicidad, y éstas pudieron hacerse de ellos. Así, si el Dios-Hombre es todavía grande, es más por nosotros que por Su deseo de ser grande y fuerte, ya que para Él fuerza y debilidad, vida y muerte, son dualidades que no le conciernen, pues está por encima de ellas en SU trascendente unidad. Con todo, quiere alzarnos también a nosotros por encima de esas dualidades, haciéndonos uno con Él. Pues, aun cuando el mal y la muerte pueden tocar el efímero yo exterior en el que habitamos, separados de Él, en el que estamos alienados y exiliados en la irrealidad, jamás pueden tocar el yo real interior donde hemos sido hechos uno con Él.

Porque Dios, al hacerse hombre, se convirtió, no sólo en Jesucristo, sino también, potencialmente, en todos los hombres y mujeres que han existido y existirán jamás. En Cristo, Dios se hizo no sólo este hombre, sino también en un sentido más amplio y más místico, aunque no menos cierto, todo hombre".


Thomas Merton.

Nuevas semillas de contemplación.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Una teología narrativa.

Se habla hoy con frecuencia de recuperar lo que se ha dado en llamar "teología narrativa", es decir volver a valorar el modo teológico de presentar las verdades de la fe tal y como se hace en los Evangelios, y en la Sagrada Escritura en general. Esto, sin que rechacemos la teología más racional. Se trata de revalorizar las vivencias concretas de fe, que en la Iglesia han estado presentes en los hombres y mujeres santos, presentados como modelos e intercesores ante el Pueblo de Dios, pero esto ha quedado generalmente al margen de la reflexión teológica sistemática. Es decir, los "santos" para el pueblo sencillo, mientras que la razón teológica es para los estudiosos. Algunos autores del pasado siglo XX intentaron un acercamiento diverso, como es el caso de Romano Guardini o Von Balthasar, pero sigue siendo necesario hoy que se adopte un nuevo modo de hacer teología, donde se conceda un mayor especio a la experiencia espiritual de hombres y mujeres concretos, cristianos ejemplares.
Así he intentado acercarme yo en los últimos tiempos a las biografías de figuras contemporáneas; en primer lugar Thomas Merton, pero también Henri Nouwen, Simone Weil, Etty Hillesum, y otros tantos. Veo en ellos, en el testimonio de su vida y sus escritos una verdadero "teología" que combina audazmente la teoría con la práctica, abriendo nuevos caminos y horizontes en el acceso al "Misterio" de Dios.

martes, 18 de noviembre de 2008

Una fuente de energía muy real.


Thomas Merton vivió los últimos años de su vida en una época compleja y cambiante; la década de los 60, que trajo importantes cambios en el mundo, políticos y también religiosos. Por eso, entre sus reflexiones ocupa un lugar importante la relación del ser humano con ese mundo que se abre a una nueva era, y que no siempre lo hace inteligentemente, salvando lo esencial.


"Los griegos creían que cuando un hombre tenía demasiado poder para su propio bien, los dioses le arruinaban ayudándole a aumentar su poder a expensas del buen juicio, de la prudencia, la templanza y la humanidad, hasta que eso le llevaba automáticamente a su propia destrucción".


"No nos sirve hacer progresos fantásticos si no sabemos cómo vivir con ellos, si no podemos hacer buen eso de ellos, y si, de hecho, nuesta tecnología no llega a ser más que un modo caro y complicado de desintegración cultural".


En su libro "Conjeturas de un espectador culpable", cita a otros autores, en esta misma línea de pensamiento; por ejemplo, a Bertolt Brecht: "Ay, nosotros. Que quisimos poner los cimientos de la bondad. No supimos ser también bondadosos".


Bonhoeffer: "El malvado y el santo tienen poco que ver con estudios éticos sistemáticos. Emergen de las profundidades primigenias y con su aparición dejan abierto el abismo, infernal o divino, de que vienen, y nos permiten ver por un momento misterios que ellos nunca habían soñado".


El hondo sentido del humor de Merton le ayudó a asumir e integrar toda esa realidad que iba naciendo y que desafiaban sus opciones personales. Así, escribe:


"Nuestra capacidad de vernos objetivamente y criticar nuestras propias acciones, nuestros propios fallos, es fuente de una energía muy real. El mayor peligro (que enfrentamos) es la dogmática falta de humor de los que se designan a sí mismos como realistas. Por mi parte... no dejaré de reirme hasta que me tapen la boca con polvo radiactivo".


domingo, 16 de noviembre de 2008

Estar en otra parte.


"...y tú vivías en la impaciencia,

porque sabías que esto no era todo.

Vivir no es más que un fragmento... ¿de qué?

Vivir no es más que un eco...¿de qué?

Vivir sólo tiene sentido en relación

con los numerosos orbes del espacio

que se expanden hasta el infinito...

vivir no es más que el sueño de un sueño,

pero velar es estar en otra parte".


(Rainer Maria Rilke, "Requiem")
Este poema de Rilke aparece citado en el libro que leo sobre Etty Hillesum, y he querido compartirlo en esta mañana de domingo. En el oficio y la eucaristía resonó en mis oidos un texto bíblico que me dice: "Eres hijo de la luz e hijo del día, no de la noche ni de las tinieblas". Siempre me ha gustado el símbolo de la luz, quizá porque aun veo muucha oscuridad dentro de mí. Es una imagen que me gusta evocar, que utilizo en mi meditación también. Una luz encendida dentro de mí, pequeña primero, y que va creciendo luego hasta alumbrarlo todo. La luz tiene que ver con el nacer también; y con la vida. Me he repetido varias veces esta mañana: Soy hijo de la luz, y la luz está en todas partes. La vi ayer tarde en esas hojas que los vientos de otoño han dejado caer al pavimento. La quiero ver también, la luz, brillando en medio de mi oscuridad.


jueves, 13 de noviembre de 2008

Etty Hillesun: forjada en un fuego de infierno.







Recientemente publicamos acá algunos textos de Etty Hillesum, y algunos amigos y amigas del blog me preguntaron dónde leer más de y acerca de esta mujer. Para todos los interesados, en español ya están publicados su Diario y sus cartas. Además, exísten actualmente algunos libros sobre ella que combinan un acercamiento biografico, un análisis de su experiencia espiritual y textos suyos. Por ejemplo, en Sal terrae esta publicado: "Etty Hillesum. Una vida", de Sylvie Germain, y también "Etty Hillesum. Una vida que interpela", de José Ignacio Golzález Faus. Cualquiera de estos títulos nos puede servir para introducirnos en el conocimiento de Etty, una mujer singular, que casi pasa desapercibida, y que por suerte para nosotros escribió cartas y diario en los últimos tiempos de su vida antes de que esta le fuera arrabatada por la maquinaria nazi.

"¿Tengo una actividad demasiado intensa? Es que quiero conocer este siglo por fuera y por dentro. Lo palpo cada día, tengo en la punta de los dedos los contornos de nuestro tiempo...Me sumerjo incesantemente en la realidad. Me confronto con todo lo que se cruza en mi camino. A veces tengo la impresión de desollarme viva. Se diría que me meto de cabeza en todo y antes que nadie, con todas mis fuerzas, para no recoger más que heridas y chichones. Pero imagino que tiene que ser así. A veces creo que estoy hundida en un fuego de infierno para ser forjada en él. Pero forjada ¿para convertirme en qué?".

lunes, 10 de noviembre de 2008

Ni diablo ni ángel.

Un aspecto importante en la vida espiritual es el conocimiento propio, y así lo han presentado los maestros espirituales de todos los tiempos. Teresa de Ávila hace una descripción preciosa de la interioridad humana cuando hace la comparación con el "castillo interior" y sus moradas, hablando de la hermosura del alma. Es muy importante saber quiénes somos los que nos adentramos en la senda espiritual, y no cargar las tintas en el tema de la culpa y el desprecio hacia lo carnal. A propósito de esto, un pasaje de Merton, en el que rescata la bondad del ser humano y su capacidad para el bien.
"La naturaleza humana no es maligna. No todo placer es desaconsejable. No todos los deseos espontáneos son egoístas. La doctrina del pecado original no pretende afirmar que la naturaleza humana esté completamente corrompida y que la libertad del hombre se incline siempre al pecado. El hombre no es ni un diablo ni un ángel. Ni es un espíritu puro, sino un ser de carne y espíritu, sujeto a error y malicia, pero profundamente inclinado a buscar la verdad y la bondad. Es, desde luego, un pecador, pero su corazón responde al amor y a la gracia. Y también responde a la bondad y a las necesidades de sus semejantes".


Thomas Merton. "Vida y santidad".

jueves, 6 de noviembre de 2008

Un ministerio creativo.

"Un ministro cristiano jamás podrá serlo si su fe más íntima y su visión de la vida no son el centro de su trabajo pastoral. Por eso, el ministerio y la espiritualidad jamás pueden darse por separado. El ministerio no es algo que se lleva a cabo como un trabajo de ocho a cinco. Es, fundamentalmente, un estilo de vida que tienen que ver y palpar los demás. Sólo así es posible la liberación.
Hoy existe una gran hambre de una nueva espiritualidad que signifique una experiencia de Dios en nuestras propias vidas. Esta experiencia es esencial para todo ministro, pero no se la puede encontrar fuera de los límites de su ministerio. Tiene que ser posible encontrar las semillas de esta nueva espiritualidad en la propia esencia del servicio cristiano. La oración no es una preparación para el trabajo o una condición indispensable para que el ministerio sea eficaz. La oración es vida. La oración y el ministerio son una misma cosa y jamás pueden separarse".

"Un ministerio creativo". Henri Nouwen.
Nota: Vean que Nouwen habla de ministerio, por lo que es una denominación incluyente; aplíquese también a los ministerios laicales.

La gracia no es "algo", es Dios.


Estoy leyendo mucho a Merton en estos días, varios de sus libros a la vez, entre otras cosas para ir descubriendo las claves y los textos que definan la línea de mi tesina en la universidad. De esas lecturas les traigo algún texto que seguro les resulta iluminador.


"Nuestro concepto de la gracia puede ser nebuloso e irreal. De hecho, cuanto más tratemos la noción de gracia de un modo semimaterialista y objetivado, tanto más irreal resultará. En la práctica, tendemos a imaginar la gracia como una especie de sustancia misteriosa, una "cosa", un producto que nos otorga Dios, algo así como carburante para un motor sobrenatural. La contemplamos como una especie de gasolina espiritual que creemos necesaria para recorrer nuestro itinerario hacia Dios.

Desde luego, la gracia es un gran misterio, y sólo podemos referirnos a ella mediante analogías y metáforas que tienden a confundirnos. Pero ciertamente esta metáfora es tan desorientadora que resulta totalmente falsa. La gracia no es "algo con lo que " hacemos buenas obras y alcanzamos a Dios. NO es una "cosa" o una "sustancia " totalmente separada de Dios. Es la misma presencia y acción de Dios dentro de nosotros. Por tanto, resulta claro que no se trata de un producto que "necesitamos obtener" de Él para ir hacia Él. A todos los efectos prácticos, podríamos igualmente decir que la gracia es la cualidad de nuestro ser resultante de la energía santificante de Dios que actúa dinámicamente en nuestra vida. Por eso en la literatura primitiva, y especialmente en el Nuevo Testamento, no se nos habla tanto de recibir la gracia como de recibir el Espíritu Santo, el propio Dios".

Negrita

"Vida y santidad", Thomas Merton, Páginas 42 y 43.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Comentarios...


En estos días he tenido la satisfacción de recibir un correo de Francisco R.de Pascual, monje trapense, principal animador de la difusión de la obra de Thomas Merton en España, junto a Fernando Beltran Llavador. Con ellos había tenido algún contacto desde Cuba, pero esporádico, dadas las dificultades con las comunicaciones. Ahora me satisface saber que han pasado por acá, por el blog, y que les gusta, y su disposición para que en algún momento podamos encontrarnos y compartir sobre este tema de interés común. para mí es una tremenda satisfacción formar parte de la familia mertoniana, y de ayudar en algo desde este espacio a difundir el mensaje espiritual de Merton.

Por otra parte, he podido también acceder a otro libro de Thomas Merton que sólo conocía de oidas; me refiero a "La revolución negra", que fue publicado por la Editorial Estela S.A., y traducido por Angeles Maragall. Aunque este libro responde a una circunstancia muy concreta del momento en que fue escrito, es importante para seguir ahondando en el talante humano de Merton, en su modo de mirar la realidad.

No me sobra tiempo para escribir acá, pues ahora debo dedicar una buena parte del día al estudio, y aunque estoy leyendo intensamente a Merton no puedo ahora mismo compartirles lo que escribo hasta que no sea revisado oficialmente por los profesores. No obstante, mantengo el propósito de ir dejando siempre algunos textos de Merton y otros autores afines a su espíritu; de modo especial estoy ahora revisando la obra de algunas mujeres, que me parecen geniales: Simone Weil, Etty Hillesum, Juliana de Norwich.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.