Seguidores

jueves, 4 de diciembre de 2008

Meta-necesidades.

"La psicología transpersonal se ha ocupado en las últimas décadas del misticismo y de las experiencias místicas. Demuestra que el misticismo no es solamente un camino hacia Dios, es también un camino hacia la verdadera libertad de la persona. La psicología transpersonal, como se la práctica actualmente sobre todo en los Estados Unidos, tiene muchos padres. Principalmente Abraham Maslow, quien desarrolló una psicología de la motivación. Entre las necesidades que motivan a las personas, él considera, además de las necesidades de seguridad, posesión, poder, pertenencia a un grupo, autoestima y autorealización, también las denominadas meta necesidades, como son la necesidad de verdad, de belleza, de bondad, de ampliación de la conciencia, de unidad consigo msmo y con Dios, de autotrascendencia. Las meta necesidades son inherentes a la persona. Dice Maslow: "Imponen veneración y adoración y exigen sacrificio. Vale la pena vivir y morir por ellas. Concentrarse en ellas y fusionarse con ellas es la felicidad máxima de la que es capaz una persona".
Así, también la vida espiritual es un ámbito esencial de la persona. "Sin ella la naturaleza humana no es completamente naturaleza humana. Forma parte del verdadero sí mismo, de la identidad, de la esencia de la persona" (Maslow)".
Anselm Grün.

Hay evidentemente un vínculo entre la psicologia y la espiritualidad, porque lo hay entre el desarrollo humano de cada persona y su desarrollo espiritual. La madurez humana y la espiritual andan de la mano, se sostienen mutuamente. La fe puede ayudar a sanar la psiquis de una persona, ayudarla a vencer una limitación, una dependencia. Recientemente un documento vaticano valoraba la ayuda de la psicología en el discernimiento vocacional, y eso es algo positivo, más allá del contexto en que aparece esa afirmación. Varios autores de espiritualidad contemporáneos utilizan la psicología como un elemento fundamental de sus escritos, y han resultado muy provechosos para hombres y mujeres de nuestro tiempo, creyentes y no creyentes.

3 comentarios:

SAN dijo...

Grün une, en su espiritualidad, las enseñanzas de los Padres de la Iglesia con la psicología de Jüng.
La espiritualidad y la fe pueden resultar muy beneficiosas, incluso sanadoras, siempre y cuando no se utilicen como “la gran evasión” de lo que somos, tenemos y vivimos.
Precisamente es en la fe, en la espiritualidad y en la psicología donde tenemos que cultivar, sobre todo, la semilla de la autenticidad, para que seamos de verdad, y nuestras relaciones y nuestra vida no estén , ya más, soportadas en la mentira.
Es un autoengaño o una falta colosal de madurez pretender utilizar o acercarse a la espiritualidad para esconderse de la realidad vital que cada uno tiene.
El pico de las águilas, en determinado momento de su ciclo de vida, adquiere unas características que lo hace inútil para la caza. Y la respuesta de este inteligente animal es golpear su pico contra la roca hasta que lo rompe totalmente. Después, crece un pico nuevo. Y el águila, renovada, emprende el alto vuelo hacia una vida nueva.
Leí, no hace mucho: para conocer a un hombre sólo hay que hacer dos preguntas. Una, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida? Dos, ¿qué estás dispuesto a hacer, deshacer o cambiar para conseguirlo?.
Por cierto, me encanta lo de “buscador de Dios” como profesión. Dice mucho y bien de ti, Manuel. Además de Benedetti, también me gustan Cernuda, León Felipe, Neruda, Borges, Lorca, Machado, Alberti…y debilidad por Teresa de Ávila. De Sabina me quedo con la voz y con las letras.

Anónimo dijo...

Por supuesto que siempre es posible utilizar lo religioso o la pseudo psicología para evadir la responsabilidad de la vida. Pero a veces no es necesario ser muy conscientes del hecho para que el encuentro con la fe y algún buen libro de autoayuda nos hag mucho bien y nos empuje a una profundización de nuestro ser personal.

Manuel. dijo...

Gracias, San, por tu presencia en el blog con excelentes comentarios. La poesía es un excelente camino para despertar la voz interior: a mí me hicieron mucho bien Paul Eluard y Rainer María Rilke, Lorca y Dulce María Loynaz.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.