Seguidores

domingo, 12 de septiembre de 2010

ELEGIR LA VIDA

“Quizá la mezcla de saciedad, aburrimiento, violencia y desesperación que caracteriza a nuestra sociedad de masas procede de la impotencia de cuerpos bien alimentados y mentes vacías y perdidas. La obsesión por la lujuria y las formas irregulares de sexualidad no son señal de una gran pasión, sino de la ausencia de pasión. Al contrario, la sociedad occidental se caracteriza sobre todo por su abstracción, su confusión, se pseudo pasión (pasión fabricada en la imaginación y centrada en fantasías). Parece haber emoción, pero sólo es la agitación superficial de una quimera nerviosa.” (188).

 
“Porque hay amor en el mundo, y porque Cristo a tomado para sí nuestra naturaleza, siempre queda la esperanza de que el hombre, al fin, después de muchos errores y aun desastres, llegará a desarmarse y a hacer la paz, reconociendo que debe vivir en paz con su hermano” (199).

 
Hay que elegir la vida y las cosas que favorecen la vida. Eso significa respeto a todas las cosas vivientes, pero especialmente al hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios. Respeto al hombre aun en su ceguera y en su confusión, aun cuando haga el mal” (205).

 
Conjeturas de un espectador culpable”, Thomas Merton.

3 comentarios:

San dijo...

Esta mañana
enderezo mi espalda,
abro mi rostro,
respiro la aurora,
escojo la vida.
Esta mañana
acojo mis golpes,
acallo mis límites,
disuelvo mis miedos,
escojo la vida.
Esta mañana
miro a los ojos,
abrazo una espalda,
doy una palabra,
escojo la vida.
Esta mañana
remanso la paz,
alimento el futuro,
comparto alegría,
escojo la vida
(González Buelta,sj)

c dijo...

Gracias Manuel por esta página.
Pide libros.Hay dos autores,además de los que Vd.menciona y entre otros,que me encantan:Willigis Jäger y Ken Wilber.
Reitero el agradecimiento.Saludos.

Anónimo dijo...

Que poesía tan preciosa, San. Gracias

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.