Seguidores

viernes, 25 de enero de 2013

CONTEMPLACIÓN

"Cuando era más joven e impaciente, me inquietaba ante los jóvenes scouts, que plantaban su tienda y miraban con curiosidad y afecto al bosque y los pequenos animales que se movían entre las hojas amarillentas. Me parecía una pérdida de tiempo.
 Habría querido verlos en la catequesis de una parroquia.
 Aun no estaba maduro y no entendía que el mejor catecismo es mirar las cosas, porque a través de ellas Dios empieza a hablarnos.
 Tal vez fue precisamente por querer asistir al catecismo, sentados y aburridos en los bancos, con formulas abreviadas y resúmenes intelectualoides, por lo que hemos destruido todo, y ahora nos encontramos tristes y ausentes ante el misterio de Dios.
!Cómo me gustaría hoy, despues de tanto tiempo, sustituir una lección de catecismo con un paseo por un prado y ofrecer a un muchacho siempre cerrado entre el cemento inhumano de la ciudad el maravilloso descubrimiento de un nido de pájaros!".

CARLO CARRETO

1 comentario:

Sol dijo...

Cuentan que a un niño, en una supermoderna ciudad desarrollada, su maestro le pidió "dibuja un pollo" y dibujó un pedazo de pollo frito sobre un plato de plástico. Nunca había visto un pollo "en vivo y en directo". Huyamos al campo, miremos el mar, contemplemos los peces, que nos admiren amaneceres y atardeceres,vivamos en comunión con la naturaleza y todas sus criaturas en libertad, !cambiemos nuestras "catequesis" hacia el mundo real y hermoso, y podremos decir de verdad, con el salmista, que Los cielos cuentan la gloria de Dios, la tierra canta la obra de sus manos.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.