Seguidores

jueves, 24 de enero de 2013

EL LOGRO DE SEGUIR SIENDO HUMANOS...

"El deleite de poder comunicarme con amigos en un mundo donde hay demasiado ruido y muy poco contacto. No podemos darnos cuenta de la magnitud de nuestros problemas y riesgos, y todavía no sabemos qué hacer, excepto seguir siendo humanos. En sí, esto ya constituye un logro. Y esperemos que dado que Dios se convirtió en hombre, no hay nada más grande para nosotros que simplemente ser hombres nosotros mismos, personas según su imagen y aceptar los peligros y tormentos de esta era confusa. Y aunque esta era sea confusa, para nosotros no constituye un pecado ser felices y tener esperanzas, siempre que no se trate de las vanas y huecas esperanzas de un mundo que es meramente próspero...".

Thomas Merton
Carta a José Coronel Urtecho
30 de junio de 1965

1 comentario:

Sol dijo...


Comunicarse entre amigos, ser plenamente sinceros, amorosos, solidarios, eso nos hace mejores seres humanos, esa es una medida de "prosperidad" y no sólo las frías leyes de la economía. Dios se hizo amigo, es decir, hombre. Nosotros nos hacemos Dios, cada vez que nos comunicamos, en un mundo que Merton no alcanzó a conocer, donde se chatea más que se conversa, donde nos conformamos con un "Me gusta", donde nos informamos más que leer. Lo bueno sería hacerlo todo, sin exclusión de la tecnología, sin olvido del abrazo y el beso, aunque sea virtual. Muy buena esta reflexión de Merton



Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.