Seguidores

miércoles, 9 de enero de 2013

LA IGLESIA

"Cada día estoy más convencido de que es una obligación tanto religiosa como civil estar descontento ante las respuestas prefabricadas, sin que importe de donde provengan".
(Carta a Czeslaw Milosz, 1959


"La Iglesia es, afortunadamente, un misterio que está fuera del alcance de la burocracia, aunque a veces nos tiente el poner eso en duda".
(Carta a Czeslaw Milosz, 1962)
 
"No puede usted decir nada sobre la Iglesia que pueda perturbarme. Si permanezco en la Iglesia es a partir de un amor desilucionado y del darme cuenta de que no podría ser feliz afuera, aunque no tengo garantías de ser feliz adentro tampoco. En efecto, mi felicidad no depende de alguna institución o cualquier establecimiento. En cuanto a usted, forma parte de mi Iglesia de amigos que de muchas maneras es más importante para mí que la institución". 
(Carta a Czeslaw Milosz, 1968).

THOMAS MERTON

6 comentarios:

Bosque dijo...

En esta Iglesia hay pluralidad de pensamiento. Pero se cree el Vaticano que su pensar es el único y el verdadero. Y el que no lo siga, o tenga otra forma de pensar, otros planteamientos, es un hereje, un heterodoxo. Se cree que está en posesión de la verdad. Así, en estas condiciones, no es posible construir otra Iglesia.
Mientras la Curia Romana siga mandando y gobernando, otra Iglesia es imposible.
Mientras siga vigente el actual Código de Derecho Canónico que entroniza al Papa como un Rey Absoluto, otra Iglesia es imposible.
Mientras esta institución eclesiástica siga atada y bien atada a este capitalismo perverso, otra Iglesia es imposible.
Mientras siga formando parte de las estructuras de esta globalización financiera y especulativa, otra Iglesia es imposible. No puede abrir la boca para pronunciar el mensaje de Jesús de Nazaret.
Mientras no sea capaz de reconocer los derechos humanos dentro y los exija hipócritamente fuera, otra Iglesia es imposible.
Mientras siga siendo una institución dogmática y jerarquizada, otra Iglesia es imposible.
Mientras continúe implicada en el entramado político, económico, jurídico y social del mundo de los ricos, es imposible que pueda decir una palabra al mundo de los empobrecidos.
Esta Iglesia se encuentra comprometida con el sistema que hace cada vez más pobres a los pobres, y más ricos a los ricos. Ha olvidado completamente la sentencia de Jesús que dice que «no se puede servir a dos señores, no podéis servir a Dios y al capital».t
A pesar de todo, sabemos que hay muchas comunidades de creyentes y de cristianos de a pié aquí en España, en Latinoamérica y África que están viviendo otra forma de expresar su fe. Son comunidades comprometidas con el mundo de los pobres y luchando en los pueblos empobrecidos. No vemos otro futuro.
La “otra cara de la Iglesia” será, pensamos muchos, hecha de gente libre, discípulos del hombre Jesús, que nutrimos nuestra fe en una comunidad de base que intentan seguir al Maestro por otros derroteros completamente distintos.
Son muchas las comunidades que rechazan este sistema y resisten y viven al margen de este desorden establecido. Son muchas las comunidades que trabajan por los derechos humanos. Y esto es una esperanza, sobre todo porque estimamos que esta nueva Iglesia se está formando desde abajo, desde las bases, desde las masas empobrecidas, no sólo desde las cúpulas.

Jordi Morrós Ribera dijo...

Esta frase sola ya daría para una buena sesión de meditación:

"La Iglesia es, afortunadamente, un misterio que está fuera del alcance de la burocracia, aunque a veces nos tiente el poner eso en duda".

Alma dijo...

Tal y como marcha la iglesia, es un deber de conciencia cristiana denunciar los lastres con los que camina la institución vaticana, y reivindicar otra forma de estructura y funcionamiento eclesiales.
Trabajar por un proyecto de renovación eclesial basado en el compromiso con la justicia social, la igualdad entre hombres y mujeres, los valores democráticos, el ecumenismo y los derechos humanos.
Una Iglesia servidora en el mundo , replanteando las relaciones entre la Iglesia y las sociedades democráticas; una Iglesia comprometida con los pobres y los derechos humanos, que opta en la práctica por los pobres, por la justicia social, la democracia participativa, y el diálogo y colaboración con otros sectores religiosos y sociales; una Iglesia participativa y co-responsable, que aborda el tema de los ministerios como servicios a la comunidad, y que plantea la opcionalidad del celibato, la ordenación de la mujer y la elección de presbíteros y obispos.
Y una Iglesia acogedora y de iguales, que trata los derechos de la mujer en la Iglesia, la aceptación de los gays y lesbianas como miembros de la comunidad eclesial y los nuevos tipos de familia y convivencia de pareja.
Para ello es necesaria la realización de un nuevo proceso conciliar con la participación activa del pueblo de Dios.

Cor Ad Cor dijo...

Si la iglesia, estructura institucional reglamentada, no da un giro importante y cambia, el horizonte es totalmente previsible y negro. La crisis ya es crónica, y la salud eclesiástica ya ha agotado su capacidad inmunitaria.
El ser humano de hoy reclama, necesita, reivindica otra Iglesia: organizada como en los primeros tiempos, en comunidades diversas y autónomas, solidarias y serviciales, alegres y testificadoras, inclusivas y llenas de esperanza, comprometida con la dignidad humana y los derechos humanos y civiles de todas las personas, en todos los lugares, “porque Dios no hace diferencia entre las personas” (Hechos 10,34).
Una iglesia que refleje la gran utopía, el Reino de Dios, en su estructura, organización y funcionamiento. Una iglesia sin elegidos, sin categorías piramidales, democrática, que no vulnere el derecho fundamental de la igualdad de sexos, liberada de ideología, de poder y riqueza. Una iglesia actuante del mensaje de Jesús. Una iglesia practicante del Evangelio, y no guardiana de unos cánones que aseguran sus privilegios. Una iglesia que no necesite, para mantener su poder y sus riquezas, ordenar funcionarios adoctrinados en una estricta ortodoxia, mientras residen tras unos muros que los apartan de la realidad y de la vida. Los ministerios, tal y como ahora están establecidos, ni se sostienen en razón de la evolución de la historia, ni responden al Evangelio.
Si Merton escribe sus críticas y expresa su escepticismo en el momento esperanzador del Concilio V. II....¿Qué diría ahora, con la marcha hacia atrás capitaneada por Ratzinger y toda su corte cardenalicia? Por no hablar de todos los movimientos ultra conservadores e integristas que han surgido...

Pablo P. dijo...

Hace algunos años, el teólogo español José María Castillo ofreció una serie de conferencias con el tema «Iglesia y Democracia». En una de las exposiciones se explayó por más de media hora en tratar de explicar los rumbos que ha tomado la administración del poder dentro de la iglesia.

No es un tema menor. La organización de la estructura de la Iglesia es un tema fundamental para entender cómo funcionan muchos asuntos que podrían ser de otra manera. La estructura eclesiástica ha variado a lo largo de la historia. Este tema, hoy más que nunca un tema incómodo ante la pujanza del llamado «pensamiento único» dentro de la iglesia, es un asunto del que no sólo podemos hablar sino que, en mi opinión, tenemos que hablar, porque de ello depende que podamos cambiar la percepción, cada vez más extendida, de que la iglesia institución aparece en nuestros días como sustancialmente infiel al mensaje de Jesús.

Recordando los principales hitos de la charla de Castillo, hay que distinguir al menos tres períodos organizativos previos al Vaticano II: la etapa democrática de las primeras comunidades, los tres primeros siglos. Después sigue un régimen sinodal (ss. IV-X). Por ultimo un régimen dictatorial, en el cual nos mantenemos. Con un incompleto intento reformador de un Concilio Vaticano II al que se le cortaron las alas.

El Código de Derecho Canónico, renovado después del Concilio en tiempos del Papa Juan Pablo II, sigue manteniendo una estructura de poder centrada de forma plena y absoluta en un solo hombre. El texto del más importante cuerpo legislativo de la iglesia católica sigue afirmando que el Papa «tiene una potestad plena (legislativa, judicial y punitiva) inmediata y universal», que además «puede ejercerla siempre libremente» y ante la que la que «no cabe apelación ni recurso alguno», cuyas decisiones «no pueden ser juzgadas por nadie», sin que «haya autoridad alguna a la que tenga que someterse, ni ante la cual tenga que dar cuenta»…

Pienso que en la Iglesia habrá más libertad, no en la medida en la que los que la dirigen y gobiernan nos vayan concediendo parcelas de decisión en asuntos concretos, sino en cuanto los cristianos seamos capaces de vivir en la libertad de las hijas e hijos de Dios y obrar en consecuencia. No hemos entendido lo más nuclear del Concilio (y menos del evangelio) cuando aceptamos sin más que los que entienden y saben de Dios y los que tienen capacidad de tomar decisiones en cuestiones de iglesia son solamente los Obispos y los sacerdotes, y que los laicos y laicas lo que tienen que hacer es aprender, aceptar, obedecer y cumplir.

En la iglesia todo poder que no sirve para asegurar el respeto a las personas, los derechos humanos de las personas, la dignidad de cualquier persona, no es un poder que emane del evangelio. En el tema del poder, ha de haber en la iglesia un principio incuestionable: ninguna autoridad tiene poder ni autoridad para mandar cosa alguna que esté en contra del mensaje de Jesús. Nadie tiene en la iglesia poder ni autoridad para mandar o disponer nada que esté en contra del Evangelio.

Cuando los grandes ideales, las grandes palabras, los grandes relatos y las utopías se hunden, arrasados por el huracán de la globalización y por la postmodernidad, se hace más apremiante que nunca la presencia, en la sociedad y en la Iglesia, de personas que digan algo distinto, radicalmente distinto, de las consignas que nos dicta a todas horas el «pensamiento único», esa forma de ver la vida que lo ha reducido todo a mercancía, bienestar y satisfacción plena, sin otro horizonte que la garantía de estar siempre como estamos, con tal de no salirse de lo establecido, resignadamente acomodados al sistema que se nos ha impuesto.


Manuel dijo...

"En la iglesia todo poder que no sirve para asegurar el respeto a las personas, los derechos humanos de las personas, la dignidad de cualquier persona, no es un poder que emane del evangelio".

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.