Seguidores

viernes, 29 de marzo de 2013

VIERNES SANTO: CONTEMPLAR EL MISTERIO DE LA CRUZ

Introducción:
• Nos encontramos nuevamente delante del misterio de la cruz de Jesús, hijo de Dios
• Desde nuestra infancia hemos aprendido a hacer la señal de la cruz… visto la cruz en las Iglesias, cementerios, habitaciones, altares, en todas partes
• Especialmente hemos tenido la experiencia de las cruces existenciales: enfermedades, sufrimientos, guerras, torturas, muertes de tantos y tantas… multitudes- naciones y no logramos acostumbrarnos… quedamos mudos.

1. La cruz de Jesús: clave de interpretación

  • Cuando escuchamos una lengua desconocida, no logramos entenderla y tenemos hasta dolor de cabeza.
• Tenemos que aprender la lengua. Para entender el sufrimiento,para comprender el significado de las cruces nuestras y de las del mundo el mejor método es contemplar y meditar en la cruz de Jesús. Requiere tiempo.

2. Contemplar la cruz de Jesús

• La contemplación nos ayuda a profundizar el sentido de la cruz y de nuestras cruces.
• A comprender que muchas de ellas son fruto de la malicia humana y que hay que combatirlas.
• Otras quedan en el misterio, pero una luz al final del túnel: fuente de vida y resurrección.

Conclusión:

Contemplando la cruz de Cristo hoy, pensemos en las cruces del mundo, no sólo en las nuestras; pensemos en todos los crucificados de la historia. Siempre hay cruces mayores que las nuestras. Contemplando la cruz de Jesús vemos en su transparencia algo del sentido de las cruces y entendemos que son fuente de vida y de resurrección. Que el mal no tiene la última palabra. Que al Viernes Santo sigue el Domingo de la Resurrección.
 
Camilo Maccise

1 comentario:

Sol dijo...


"Muerte: ¿dónde está tu victoria?"

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.