Seguidores

domingo, 2 de diciembre de 2012

El año cristiano

“La vida está hecha del paso de los años…cada año es un punto de crecimiento claramente identificable en la vida. Cada tipo distinto de año exige de nosotros fuerzas diferentes, nos proporciona dones distintos, nos posibilita diferentes clases de sensibilidades. El año litúrgico es la aventura de llevar la vida cristiana a plenitud, tener el corazón alerta y el alma centrada. No se interesa tanto por las cuestiones relativas a cómo ganarse la vida, sino por las que conciernen a cómo hacerse una vida. El año cristiano es el año que tiene el propósito de sintonizar la vida del cristiano con la vida de Jesús, el Cristo. Para ello nos propone año tras año que nos sumerjamos una y otra vez en el sentido y la esencia de la vida cristiana, hasta que, con el tiempo, seamos lo que decimos ser: seguidores de Jesús hasta el corazón de Dios. El año litúrgico es una aventura del crecimiento humano, un ejercicio de maduración espiritual. El secreto consiste en entender el año cristiano, a fin de que pueda desarrollar las dimensiones cósmicas de lo que significa estar vivo en la entraña misma de nuestra vida cotidiana”. Joan Chittister “El año cristiano. La interminable aventura de la vida espiritual” Sal Terrae, 2010.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.