Seguidores

viernes, 7 de diciembre de 2012

MARÍA

“Uno de los grandes defectos de mi vida espiritual durante el primer año fue la falta de devoción a la Madre de Dios. Creía en las verdades que la Iglesia nos enseña acerca de Nuestra Señora, y decía el Ave María cuando oraba, pero esto no era suficiente. Las personas no se dan cuenta del gran poder que tiene la Virgen bendita ni saben quién es ella: de sus manos recibimos todas las gracias porque Dios ha querido que ella participe en su trabajo para la salvación de la humanidad.
Para mí, en aquellos días, aunque creía en ella, Nuestra Señora significaba un poco más que un hermoso mito, pues en la práctica yo no le ponía más atención que la que se le presta a un símbolo o a un poema. Ella era la virgen que se veía a la entrada de las catedrales medievales. Ella era la que yo había visto en todas las estatuas del Museo de Cluny y cuyas pinturas decoraban las paredes de mi estudio en Oakham.
Sin embargo, ese no es el lugar que le pertenece a María en la vida de los seres humanos. Ella es la madre de Cristo, su madre en nuestra alma. Ella es la madre de la vida sobrenatural que llevamos dentro de nosotros. Nosotros logramos la santidad por su intercesión. Dios no quiere que sea de otra manera”.


Thomas Merton: “La Montaña de los Siete Círculos”.

3 comentarios:

Alma dijo...

María, persona, mujer, compañera, amiga, colaboradora de Dios, humana madre de Jesús.
Para acercarnos a ella desde el aquí y el ahora que vivimos es recomendable el libro "María, verdadera hermana nuestra". Dejo sinopsis y datos.
Este libro de Elizabeth A. Johnson contribuye decididamente a construir una teología mariana contemporánea y liberadora. A decir de la autora, la mariología tradicional ha tendido a separar a la madre de Jesús de todas las demás mujeres, representándola como el ideal femenino conforme al cual el patriarcado juzga a sus hermanas y legitima la posición subordinada de las mujeres en la Iglesia. Johnson lee las Escrituras a través de los ojos de las mujeres empleando métodos hermenéuticos feministas para buscar una nueva vía de acercamiento a María que la sitúe dentro de la comunidad de los santos, el símbolo potencialmente más inclusivo e igualitario. Al centrarse en María como individuo concreto, en compañía de todos los amigos de Dios y profetas, este libro intenta vislumbrar la realidad histórica cruda, muchas veces ignorada, de Miriam de Nazaret, una mujer judía en el seno de una sociedad rual relativamente pobre y políticamente oprimida del siglo I. Procura entender la presencia, la llamada, el reto y la creatividad del Espíritu de Dios en su vida y conecta su vocación única, que incluye ser madre del Mesías pero no se limita a eso, con las historias de hombres y mujeres discípulos de Jesús entonces y ahora, descubriendo retos y estímulos para los discípulos de hoy. En una palabra, invita a María a bajarse del pedestal en que ha sido venerada durante siglos y a unirse a nosotros en una comunidad de gracia y de lucha dentro de la historia.
DATOS DEL LIBRO
Nº de páginas: 384
Editoral: HERDER
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788425423369
Año edición: 2005

Sol dijo...

Yo soy la servidora del Señor,
que se haga en mí su voluntad.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros.

María nos dicte cada día el Hágase que nos hace cristianos.

Jordi Morrós Ribera dijo...

Hoy día 10 de diciembre es el aniversario del fallecimiento de Thomas Merton.

Os recomiendo este video que he recibido sobre este personaje tan lleno de paradojas:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=O650TPCIXrI#!

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.