Seguidores

martes, 11 de diciembre de 2012

NUEVO LIBRO






Escritos desde la prisión. Introducción de Thomas Merton.
ALFRED DELP, SJ


Número: 132
ISBN: 978-84-293-1988-0
Páginas: 224
Formato: 14x21
Precio: 15.00EUR
«Escritas por un hombre literalmente cargado de cadenas, condenado a morir ahorcado por haber traicionado a su patria en tiempo de guerra, estas páginas se presentan totalmente exentas de lugares comunes y falsos sentimientos de complacencia... Se expone una serie de puntos de vista nuevos y a menudo chocantes sobre realidades que a veces son objeto de discusiones académicas, pero que aquí son experimentadas en su desnuda e intransigente verdad. Son los pensamientos de un hombre que, atrapado en una trampa perfectamente tejida de mentiras policiales, se abrazó apasionadamente a la verdad que le fue revelada en su situación de soledad, desamparo, vacío y desesperación. Situado frente al hecho de una muerte física próxima e ineludible, en su angustia Delp alargó la mano en busca de una verdad que le permitiera respirar y sobrevivir. La verdad le fue concedida, y nosotros podemos compartirla hoy en este libro, conscientes de que esa verdad no le fue dada solo para él, sino también para nosotros».
(De la «Introducción», de Thomas Merton


ALFRED DELP (1907-1945) fue un jesuita ejecutado por los nazis. Durante los meses que estuvo en prisión, escribió una serie de meditaciones sobre el Adviento, el Padrenuestro, las tareas de la humanidad y de la Iglesia en el futuro, el sentido de la felicidad y otros temas espirituales. Sometido a un juicio que en realidad fue una farsa, fue ahorcado en la prisión de Plötzensee, en las afueras de Berlín, el día 2 de febrero de 1945.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.