Seguidores

martes, 4 de septiembre de 2007

Momentos del día para orar.


“ El amanecer es un acontecimiento que suscita una solemne música en lo más profundo del propio ser, como si el entero yo tuviera que sintonizarse con el cosmos y alabar a Dios por el nuevo día, alabarle en nombre de todos los seres que han sido y serán, como si ahora cayera sobre mí la responsabilidad de ver lo que mis antepasados vieron y reconocerlo y alabar a Dios, a fin de que, lo alabaran ellos o no en su momento, puedan ahora alabarlo en mí.
El amanecer exige esta rectitud, este orden, esta fiel disposición de la persona toda”.

21 de enero de 1963. Thomas Merton.

Este reconocer la importancia del amanecer en la vida de la persona espiritual me confirma en mi propia experiencia personal, y me hace sentir una mayor afinidad con Merton, pues a menudo, en mi diario personal, he dejado constancia de cuánta luz me deja el amanecer y con cuanta claridad me permite ver mi propia realidad interior. Puede ser una expresión de esta realidad ese refrán popular que dice la gente del campo: “Al que madruga, Dios lo ayuda”. En la ciudad el amanecer es menos bello, pero en el campo es realmente hermoso, en sus colores y su olor, y en ese despertar de todo, en un silencio poblado de sonidos naturales. Me gustaría conservar todo el tiempo esa inocencia que experimento al comenzar la jornada y que me llena de gozo.

Pero cada momento del día puede tener su magia, y el propio Merton recoge en un poema su mirada a un atardecer:

“ORACIÓN A LA CAÍDA DE LA TARDE

Señor, hasta ti levanto
abiertos y brillantes
mis ojos llenos de fe
en la noche.
Tú eres mi solaz y protección.
Llévame de vuelta a casa
y recibe mi dulce plegaria
como el humo del incienso,
desde el fondo de mi corazón
que está libre a tu cuidado”.


Podemos utilizar estos textos para nuestra propia oración, mientras redescubrimos nuestra propia manera de contemplar el día que vamos o acabamos de vivir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estos comentarios que pones son muy iluminadores y me sirven para mi propia oración personal. Quiero darte las gracias por eso. Los textos de Merton los uso como un mantra para mantenerme todo el día en oración y meditación.
Ana Isis.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.