Seguidores

miércoles, 26 de septiembre de 2007

RItuales que sanan: Anselm Grün.


Rituales que sanan: Anselm Grün.
Las lecturas de Anselm Grün nos permiten acceder a una nueva visión en el modo de comprender y vivir nuestra fe. De esas lecturas he tomado estas notas que ahora les comparto (Y gracias a unos nuevos amigos en Chile, en especial a Patricio, que me ha hecho recordarlas).


“Aun cuando la oración en la mesa no es la forma máxima de rezar y, muchas veces, es tan sólo un acto rutinario, trasmite, sin embargo, un sentimiento de que la comida es algo sagrado, de que podemos disfrutar de las ofrendas de Dios. Y le da a la convivencia un estilo saludable. Si cada cual comienza a comer apenas llega la comida a la mesa, pues no se celebra una comida, sino simplemente se trata de una atracón de mal gusto”.

“También nuestro habitat puede enfermarnos o curarnos. Hay una falta de cultura del habitat que daña el alma. Nuestra espiritualidad no debería sentirse disminuida por atender la decoración o el orden de nuestras habitaciones. En el orden externo de nuestra habitación, el alma puede ordenarse. Cuadros agradables y una distribución de buen gusto de los muebles también le hacen bien al alma”.

“El cuerpo es el compañero más importante de nuestro camino espiritual. Sólo cuando la fe también se exprese a través del cuerpo, será eficaz en mí y podrá curar mis heridas y mis tensiones temerosas. Creer con el cuerpo significa ante todo para mí expresar en los ademanes del cuerpo mi anhelo de Dios”.

“El trabajo mismo se convierte en oración si lo realizo en presencia de Dios. Si trabajo en presencia de Dios, respondo a Dios con mi acción, puedo dedicarme de lleno al trabajo sin dividir mi mente. La presencia de Dios deja su impronta en mi modo de trabajar”.


Recuerda: Necesitamos rituales.

“Si yo modelo mi vida por mí mismo, si le doy una forma que me corresponda y haga bien, sentiré alegría de vivir; tendré la sensación de vivir yo mismo en lugar de ser vivido. Mi estilo es cómo me levanto, cómo comienzo el día, cómo abordo el trabajo, cómo preparo las comidas, cómo concluyo el día. Un sano estilo de vida necesita rituales sanos. Si no reparamos en nuestros rituales, se deslizarán, sin quererlo, rituales que no son sanos, que enferman, por ejemplo, comenzar con prisa el día, devorar el desayuno, llegar siempre tarde, etc. Rituales sanos me ordenan, me regalan la alegría de modelar yo mismo mi vida”.

3 comentarios:

Analía dijo...

simplemente: MUY BUENO!

Caridad dijo...

Hola Manuel, a ver si ahora consigo contactar , lo intenté ayer y no me salió, soy un poco torpe en estas cuestiones informáticas...

Gracias por tus comentarios y por los textos que nos compartes.

Estoy leyendo un libro sobre la pobreza muy interesante:
"LAS RIQUEZAS DE LA POBREZA" escrito por un Cartujo, editorial Monte Carmelo, no sé si lo conoces, en todo caso si lo crees oportuno, puedo introducir algún párrafo.
En caso de sepa hacerlo...
Un cordial saludo.
CARIDAD

Manuel. dijo...

Caridad: Gracias por intentarlo, y ya ves, el que persevera triunfa. Puedes hacerme llegar algún texto que desees publicar a través de mi correo, y con gusto lo pondré; creo que es la mejor vía. No conozco el libro, acá en Cuba no tenemos librerías religiosas, y no estamos muy al tanto de las novedades, pero conozco otro interesante que toca el tema, titulado"Elogio de la sencillez".

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.