Seguidores

sábado, 15 de septiembre de 2007

Sacramentos: Thomas Merton


“Todos los días trato de orar, especialmente en el coro, por todos los sacerdotes del mundo que escuchan confesiones y por todos sus penitentes. Pido que en todas partes este Sacramento sea administrado y recibido en verdad y justicia y prudencia y misericordia y pesar, y que sacerdotes y penitentes puedan saber mejor lo que están haciendo y se sientan llenos de amor y reverencia por lo que hacen. Pido que en todas partes los hombres puedan descubrir en sí mismos una gran admiración por este Sacramento y puedan amarlo con todo su ser, entregándose enteramente con corazón contrito a la misericordia y la verdad de Dios, y que Su amor los rehaga a Su semejanza, es decir, que los haga verdaderos”.
Thomas Merton: 18 de marzo de 1950.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es evidente el descredito que ha sufrido el sacramento de la penitencia en la Iglesia y en el mundo; por eso es iluminador conocer la visión de un maestro como Merton, que nos ayuda a descubrir nuevas aristas al mismo asunto.

Manuel. dijo...

Tienes razón, por eso llamó mi atención este pasaje de los DIARIOS: también yo quiero redescubrir el sentido a través de los ojos de Merton, y estoy intentando encontrar pasajes que refieran a los demás sacramentos, pues la mirada contemplativa hace que las cosas se revelen en su autentica verdad.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.