Seguidores

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Acerca de la devoción a las imágenes.


Acerca de las devociones populares a imágenes de uno u otro tipo escribió hace siglos San Juan de la Cruz con una claridad increíble; siempre digo que si yo dijese estas cosas hoy, de esa manera, no faltaría quien me llamase “hereje” o “protestante”. Pero es un maestro católico, “doctor de la Iglesia”, quien escribe estas cosas en su libro “Subida al Monte Carmelo”. Esta es una primera muestra:

“Mucho había de decir de la rudeza que muchas personas tienen acerca de las imágenes; porque llega la bobería a tanto, que algunas ponen más confianza en unas imágenes que en otras, entendiendo que les oirá Dios más por esta que por aquella, representando ambas la misma cosa, como dos de Cristo o dos de nuestra Señora. Y esto es porque tienen más afición a la una hechura que a la otra, en lo cual va envuelta gran rudeza acerca del trato con Dios y culto y honra que se le debe, el cual sólo mira a la fe y pureza de corazón del que ora”.

“Porque el hacer Dios a veces más mercedes por medio de una imagen que de otra de aquel mismo género no es porque haya más en una que en otra para ese efecto, aunque en la hechura tenga mucha diferencia, sino porque las personas despiertan más su devoción por medio de una que de otra; que si la misma devoción tuviesen por la una que por la otra, y aun sin la una y sin la otra, las mismas mercedes recibirían de Dios”. (“No hace Dios los milagros por la imagen, pues en sí no es más que pintura, sino por la devoción y fe que se tiene con el santo que representa”).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente era osado este Juan de la Cruz; no he leido sus libros, pero mucha gente debería leerlos para tener una verdadera "visión católica"del asunto.
Marcos

Anónimo dijo...

JD. Es todo un issue esto de las imágenes. Hay quienes tienen una cerrada posición dogmática al respecto, por la cual tachan simple y hasta fanáticamente de herejes a quienes acceden a la fe a través de imágenes.
Hay también quienes reducen a Dios a un pedazo de madera o una imagen en un papel, capaz de otorgar dones y mercedes.
Tal vez las imágenes sean como los íconos en la pantalla de un ordenador, clickeas y vas hacia, no más que eso. Si todo en este mundo es energía, y si un candelabro simplemente representa el misterio de siete rayos de energía ordenando la creación, tal vez cada energía tenga un color, un sonido, y una imagen, y así como hay quienes usan colores para meditar, o sonidos o mantras, una imagen establece un puente con una cualidad de energía... Un abrazo, que Dios ilumine tu espíritu.

GABITA64 dijo...

La frase del sector derecho de Tomas que dice: Me siento feliz de al menos poder querer amar a Dios. Puede que eso sea lo único que tengo, pero también es lo único esencial. Y Él se ocupará del resto"." ,en cierto modo refleja mucho el sentir y la aspectacion de la generacion del 50 y del 60,los primeros por un execeso de EGO que les impide ver mas alla, los segundos por un exceso de analisis en sus mentes,enfriando el amor y las emociones en gral,digo esto porque soy sicoastrologa,PERO ANTES QUE NADA SOY UN SER HUMANO ABIERTO AL AMOR DE DIOS,Y SOLO DESDE EL PUEDO Y A VECES CON MUCHA DIFICULTAD LLEGAR AL CORAZON DE MIS SEMEJANTES Y CONTINUAR EN EL CAMINO DE SU CREACION y comulgo absolutamente con las palabras de TOMAS.Gracias hermanos por esta hermosa pagina.-
Gabriela Mariangeles Aita.-

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.