Seguidores

lunes, 31 de enero de 2011

NATALICIO DE TM

 Un 31 de enero, de 1915, nació Thomas Merton. Quiero recordarlo hoy, agradecido, por todo lo que Dios, a través de su persona y sus escritos, ha querido regalarme.

Thomas Merton nació un 31 de enero, y sus padres, Ruth y Owen[1], eran artistas, personas sensibles y de amplia cultura, elementos que serán básicos en el desarrollo de la personalidad del hijo que acaba de nacer. Tom, crecerá en un ambiente marcado por el arte, por los constantes cambios de residencia, y también por carencias e inestabilidades, propias de este tipo de ambiente. Merton habla así de lo que recibió de sus progenitores:   “Heredé de mi padre su manera de mirar las cosas y algo de su integridad; y de mi madre algo de su insatisfacción por la confusión en que el mundo vive y un poco de su versatilidad. De ambos heredé facultades para el trabajo y visión y goce y expresión que debían haber hecho de mí una especie de rey, si los ideales por los que el mundo vive fueran los verdaderos”[2].


[1] Nace en Prades, al sur de Francia, hijo de Owen Merton, pintor, natural de Nueva Zelanda, y  de Ruth Jenkins, artista de Ohio, USA.
[2] M7C,  9-10: “Estaban en el mundo y no eran del mundo, no por que fueran santos, sino de un modo distinto: porque eran artistas. La integridad de un artista eleva a un hombre por encima del nivel del mundo sin liberarlo de él”. Su padre, dice, tenía una visión sana del mundo, equilibrada, y también religiosa y pura; le llama “hombre religioso”. Se trata de una especie de “santidad natural”, al margen de lo eclesial, pues aunque ambos tenían creencias religiosas, prefieren educar a Merton al margen de lo institucional.

domingo, 30 de enero de 2011

DESAFÍOS DESDE LA POBREZA

¿Cómo “predicar” acerca del valor de la pobreza en una sociedad llena de carencias materiales, donde el afán de tener no es menor que en las llamadas “sociedades de consumo? Las Bienaventuranzas, he leído, no constituyen un programa de vida en el sentido “moral”, sino el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, sobre todo en aquellas situaciones nacidas de la injusticia, el egoísmo, la soberbia, la violencia; situaciones que se dan en todos los contextos humanos, incluida la Iglesia. De ahí que “conversión” y “seguimiento de Cristo” tienen que ver con la revisión de nuestros patrones de conducta en la comunidad eclesial: reconocimiento de nuestra propia pobreza, solidaridad con los pobres, y promoción de cada persona en una comunidad fraterna, redentora, fundada en el perdón, donde el mayor de todos es el que sirve. Sólo así podremos entonces ofrecer una alternativa auténticamente evangélica a la sociedad de la que formamos parte, y no un sucedáneo “religioso” para calmar las conciencias y contribuir a las injusticias.

La Iglesia de Jesús es una iglesia de pobres, en el sentido más amplio de la palabra. Sin embargo a veces los “pobres” son utilizados, manipulados, de modo que justifiquen viejos patrones de conducta, marginación, subestimación, y otras lindezas, por quienes detentan algún poder, de manera que ese poder no disminuya. Cuando mantenemos a los cristianos con una formación teológica de perfil bajo, cuando estimulamos devociones superficiales y milagreras, cuando potenciamos la pasividad de los laicos, estamos trabajando, no por la “comunidad nueva de Jesús”, sino por una estructura de poder que es, sin lugar a dudas, ajena al Evangelio, y cómplice de todas las injusticias de este mundo

viernes, 28 de enero de 2011

UN EXTRANJERO EN TODAS PARTES-EL DESPERTAR DE LOS POETAS

“Me siento mucho más próximo a los poetas latinos y sudamericanos que a muchos de este país, donde de muchas maneras soy un extranjero. Pero necesariamente uno debe ser un extranjero en todas partes, para contribuir a que el mundo sea uno, y quede liberado de su obsesión con las pequeñas definiciones y las fronteras limitadas.
El domingo pasado, estuvo aquí Miguel Grinberg, de la Argentina, y contó cosas alentadoras sobre el gran movimiento que está bullendo, el despertar de los poetas, y de ello hay mucho para esperar, pues los poetas son casi los únicos que quedan con algo que decir. Todos los demás están exponiendo pronunciamientos absurdos y exangües, y proclamas vacías”.

Thomas Merton
Carta a José Coronel Urtecho
15 de marzo de 1964

martes, 25 de enero de 2011

SEMANA DE ORACIÓN

El 24 de enero de 1932 nació Henri Nouwen, autor de numerosos libros de espiritualidad de enorme éxito; menos de 20 años antes, había nacido Thomas Merton, el 31 de enero de 1915. Dos seres humanos, dos familias, dos contextos, dos historias, dos caminos. Yo diría, dos maestros, cuyo reflejo alcanza e ilumina cotidianamente este blog, junto al de otros, maestras y maestros, compañeros de camino, en la búsqueda de la verdad y la plenitud. Me gusta vivir estas jornadas con un sentimiento especial de comunión con los dos, leyéndoles, orando con sus textos, evocándolos en la comunión espiritual que nos hace a todos SER Cristo.
 Les propongo orar especialmente esta semana y sentirnos en comunión todos los que pasamos habitualmente por este blog.
Necesito vuestras oraciones por una intensión muy concreta.

sábado, 22 de enero de 2011

LIDERAZGO


Tanto Thomas Merton como Henri Nouwen se preocuparon por aquellos que buscaban servir a la comunidad cristiana de alguna manera, en la consagración o en un ministerio; sus ideas constituyen un tesoro valiosísimo si las dejamos resonar frente a nuestra búsqueda personal de Dios. En esta ocasión transcribo algunas frases relacionadas con lo que Nouwen llama el “liderazgo cristiano del futuro”; he resaltado las palabras que me parecen fundamentales, y que tocan mi propia experiencia como líder de comunidades parroquiales.

 
“Para el liderazgo cristiano del futuro es de vital importancia la mística de la teología, de tal manera que cuanto se diga, todo consejo que se dé y toda estrategia que se desarrollen procedan de un corazón que conoce íntimamente a Dios”.

 
“El líder cristiano del futuro está llamado a ser alguien completamente irrelevante, y a presentarse ante el mundo ofreciendo solamente su persona totalmente vulnerable”.

 
“El líder del futuro será quien se atreva a proclamar su irrelevancia en el mundo contemporáneo como una vocación divina que le permita entrar en profunda solidaridad con la angustia que subyace bajo el brillo del éxito, y llevar hasta allí la luz de Jesús”.

 
“El líder cristiano del futuro es el que conoce verdaderamente el corazón de Jesús hecho carne, un corazón de carne, en Jesús. Conocer el corazón de Dios significa, de una forma radical y concreta, anunciar y revelar que Dios es amor y sólo amor”.

 
“A los sacerdotes y a cuantos se dediquen al servicio ministerial en el futuro no les bastará con ser personas honradas, bien preparadas, deseosas de ayudar a sus hermanos los hombres y capaces de responder con creatividad a los problemas candentes de nuestro tiempo. Todo eso es muy valioso e importante, pero no es lo esencial del liderazgo cristiano. La pregunta central es: ¿los líderes del futuro son verdaderos hombres y mujeres de Dios, personas que experimentan el deseo ardiente de vivir en la presencia de Dios, de escuchar la voz de Dios, de estar en contacto con la Palabra encarnada de Dios y de saborear plenamente la infinita bondad de Dios?”.

 
“Para que el liderazgo cristiano sea verdaderamente fructífero en el futuro, se requiere un giro desde la moral a la mística”.

Henri Nouwen
“En el nombre de Jesús”
PPC, 1994

El tema del líder irrelevante y vulnerable aparece con mucha claridad en otro libro de Nouwen que hemos comentado en el blog, “El profeta herido”. Creo que el tema del liderazgo encaja perfectamente con la entrada anterior, y Nouwen lo describe como la relación entre profesionalidad y espiritualidad en el desempeño del ministerio cristiano. La formación teológica en los últimos años priorizó el conocimiento teórico frente a la experiencia, y aun hoy la estructura eclesial intenta formar a los futuros líderes dentro de una burbuja, al margen de las realidades concretas, complejas y vulnerables en las que han de desempeñarse luego.

viernes, 21 de enero de 2011

MAESTROS PARA VIVIR

En mi habitación hay un par de libreros, y en ellos un buen número de libros de y sobre mis autores favoritos: Thomas Merton, Henri Nouwen, Teresa de Jesús, Herman Hess, Etty Hillesum, y algunos más. Si bien disfruto de cada libro, mi interés mayor está siempre en sus vidas, la experiencia vital, más que las reflexiones doctrinales; si atiendo lo segundo es por lo vinculado que pueda estar con lo primero. Me interesa básicamente la persona humana, su originalidad, su búsqueda de la Verdad, sus descubrimientos, aciertos y desaciertos, su razón de vivir. Al adentrarme en ello busco develar el misterio de mi propia vida, de mi propia existencia, también única e irrepetible; busco compañía cualificada para esta aventura, preñada de gozos y peligros, que llamamos “Vida”.

La teología tiene sentido, a mi juicio, cuando se trata no tanto de una cuestión académica, sino del “llegar a ser teólogo”. Hablo de bucear en la experiencia humana, hasta lo más hondo, lo hermoso y lo terrible, para encontrar en ella el rostro de Dios. La teología es o ha de ser primariamente una experiencia de carácter espiritual, “una experiencia individual, concreta e histórica que tiene su sitio en la oración” (H. Ott). La crisis de la teología adviene cuando se rompe la necesaria simbiosis entre vida y doctrina, cuando todo surge de la mente más que de la existencia y de la fe confrontada con las alegrías y los dolores de cada jornada.

De ahí que la vida de cada hombre y mujer de este mundo, y más aun de aquellos que consideramos “maestros”, es un camino luminoso hacia la búsqueda de Dios. Cuando la teología ignora la vida, deja de ser real y significativa; cuando los teólogos no conceden importancia a la experiencia de los “santos”, es decir de todos, hombres y mujeres que buscan el Amor, deja de ser fecunda.
Mi acercamiento a Thomas Merton en este blog, y a otros maestros y maestras espirituales, va por ese camino; no hay intensiones doctrinales o dogmáticas, sino experiencia de encuentro, conocimiento existencial, buceo reiterado en lo vivido por ellos, hasta encontrar la clave o la llama que iluminara sus vidas. Por ahí iba también mi tesina de licenciatura, “Vida y santidad en TM”, compartida parcialmente en este blog, y por ahí han de ir también mis trabajos futuros; vida, seguimiento, santidad, plenitud, son las imágenes conceptuales que apuntalan mis búsquedas espirituales. Evoco una idea de Oscar Wilde que guardo como un tesoro, descubierta por mí hace 17 años:
 “Tengo que volver bueno para mí todo lo que ha ocurrido… tengo que transformar todas y cada una de estas cosas en una experiencia espiritual. No hay una sola degradación del cuerpo que yo no deba convertir en una espiritualización del alma”.

miércoles, 19 de enero de 2011

NUESTRA VOCACIÓN ES APRENDER

“Pienso mucho sobre toda América Latina pues de un modo extraño América Latina tiene mucho que ver con mi vocación: no porque tenga algo que decirle a AL sino porque tengo mucho que aprender de ella, y nuestra vocación es aprender los unos de los otros, y encontrar la gran misericordia de Dios oculta tanto en una jungla distante, como cerca, a nuestro lado. Pues la voz de Dios siempre debe venir a nosotros en todo momento, de cerca y de lejos, y desde el punto que está en todas partes y en ninguna parte, desde la O de admiración que es un círculo ilimitado, y desde la humildad del amor que traspone los límites fijados por el orgullo nacional y la arrogancia de la riqueza y el poder. Entonces, vivamos en la comunión que socava el poder y la arrogancia de los poderosos de este mundo, que intenta dividir a los hombres en la lucha por el poder”.

 
Thomas Merton
Carta a José Coronel Urtecho (Nicaragua, 1906)
15 de marzo de 1964

sábado, 15 de enero de 2011

NUESTRO DERECHO A PENSAR

“Definitivamente no soy una parte armoniosa de esta sociedad; pero el hecho de ser considerado como una parte de ella al menos testimonia el hecho de que todavía existe un mínimo de libertad y del poder de expresar los propios pensamientos, aunque lo que uno diga no sea siempre aceptado.
Me parece que probablemente éste sea el sitio el escritor e intelectual cristiano en cualquier parte del mundo. Pienso que tenemos que ser muy cuidadosos con nuestra honestidad y nuestra negación a ser arrastrados por grandes grupos hacia sistemas monolíticos. Tenemos que cuidar y defender nuestra excentricidad, incluso cuando se nos recuerda que se trata de un lujo sacrificable, de una falta de moderación. No lo es, y quienes tratan de hacernos renunciar a nuestro derecho a pensar como nos parezca justo, sufren y se avergüenzan secretamente cuando ubicamos ante sus seducciones o presiones. Inclusive cuando ellos no tienen otra forma de ponderarnos que tomarnos tan seriamente a punto de silenciarnos, que esto mismo da prueba de que debemos testimoniar la verdad.
…Debemos adherirnos a una sabiduría superior que ve posibilidades de comunicación incluso donde es explícitamente rechazada y negada. Esto será posible si no le atribuimos demasiada importancia a nuestro propio “poder” para convencer a otros o de hacer que coincidan con nosotros.. Lo importante es que todos deberían concordar con la verdad, o por lo menos todos deberían admitir la existencia de una verdad que no es propiedad exclusiva de un partido político. Debe notarse que en los asuntos humanos la Iglesia no proclama la definición de una verdad práctica a cada paso, sino que sólo establece principios de ética y justicia que son universales y que todos deben usar para buscar una verdad que pertenece a todos”.

 
Thomas Merton
Carta a Napoleón Chow
26 de diciembre de 1962

jueves, 13 de enero de 2011

EL LECTOR

Señor, cuando el reloj suena
Diciendo la hora con frío estaño,
Y me siento encapuchado en este púlpito
A esperar que vengan los monjes (los hermanos),
Veo los quesos rojos, y los tazones,
Todos sonriendo con leche, en filas por las mesas.
La luz llena mi lámpara
(Encendí para leer
En una cadenilla tintineante)
Y los monjes (los hermanos) bajan por el claustro
Con mantos ondulantes como aguas.
Es invierno, pero oigo sus olas.
Es invierno, y mis manos se preparan
A volver las páginas de los Santos.
Hacia los árboles, tu luna se ha helado en las ventanas.
Mi lengua ha de cantar tu Escritura.
Entonces los monjes (los hermanos) se detienen en el escalón
(ante mí, que estoy en el púlpito,
Y ante Ti, que estás en Tu crucifijo),
Y toman perlitas de agua en las yemas de los dedos,
perlas, más pequeñas que este salmo mío.



(La traducción de este poema de Thomas Merton es de José María Valverde; no obstante donde aparece la frase “los monjes”, el traduce “los frailes”, y aunque no tengo a mano el original creo que ese término no es el que TM utilizó precisamente, ya que los trapenses no son frailes, sino monjes. Quizá habla de “frater”, y en ese caso se traduciría mejor como “hermanos”. Por eso uso los dos términos en mi trascripción del poema).



“Veinte Poemas”

Thomas Merton

Traducción y prólogo de José María Valverde.

Adonais, RIALP, 1953

lunes, 10 de enero de 2011

LIBERTAD

El hombre ha construido internamente imágenes como una valla de seguridad: imágenes religiosas, políticas, personales. Estas se manifiestan como símbolos ideas, creencias, cuya carga domina el pensar humano, las relaciones y la vida cotidiana. Estas son las causas de nuestros problemas porque separan al hombre del hombre en todas sus relaciones. Su percepción de la vida está moldeada por los conceptos ya establecidos por su mente. El contenido de su conciencia es esta conciencia. Este contenido es común a toda la humanidad. La individualidad es el nombre, la forma y la cultura superficial que el hombre adquiere de su medio ambiente. La singularidad del individuo no radica en lo superficial sino en la total libertad con respecto al contenido de su conciencia.
La libertad no es una reacción; la libertad no es una opción. Es jactancia del hombre creer que porque tiene poder de optar es libre. La libertad es observación pura sin dirección, sin el miedo que se esconde tras el castigo y la recompensa. La libertad está exenta de motivo; la libertad no se halla al final de la evolución del hombre sino en el primer paso de su existencia. En la observación uno empieza a descubrir la falta de libertad. La libertad se encuentra en la percepción directa y sin opciones de nuestra existencia diaria.
El pensamiento es tiempo. El pensamiento nace de la experiencia, del conocimiento, que son inseparables del tiempo. El tiempo es el enemigo psicológico del hombre. Nuestra acción se basa en el conocimiento y, por lo tanto, en el tiempo; de modo que el hombre es siempre un esclavo del pasado.
Cuando el hombre se dé cuenta del movimiento de su propia conciencia, verá la división entre el pensador y el pensamiento, el observador y lo observado, el experimentador y la experiencia. Descubrirá que esta división es ilusoria. Sólo entonces hay observación pura que es discernimiento instantáneo, sin sombra alguna del pasado. Este discernimiento intemporal genera un cambio profundo y radical en la mente.
La negación total es la esencia de lo positivo. Cuando negamos todas las cosas que no son amor, cosas como el deseo, el placer, entonces el amor está ahí con su compasión e inteligencia”.

 
Krishnamurti

sábado, 8 de enero de 2011

LA FE NO PUEDE PRESERVARSE SI ES DERROTADA LA RAZÓN

Todo lo saludable, todo lo indudable, todo lo santo, si encontramos cosas así, todo ello requiere ser enfatizado y articulado. Para eso es necesario que haya comunicación entre los corazones y las mentes de los hombres, comunicación y no el ruido de consignas o la repetición de clisés. La comunicación se está volviendo cada vez más difícil, y cuando el habla está en peligro de sucumbir o de ser pervertida por los ruidos amplificados de las bestias, quizás se vuelva obligatorio que un monje intente manifestarse. Por lo tanto, me parece que existen razones para que tratemos de elevar un clamor común y que nos reconfortemos entre nosotros, en tanto ello resulte posible, con la verdad de Cristo y también con la verdad del humanismo y la razón. Pues la fe no puede preservarse si es derrotada la razón, y la Iglesia no puede sobrevivir si el hombre es destruido: es decir, si su humanidad es degradada y mecanizada al extremo, mientras él permanece en la tierra como instrumento de enormes y no identificadas fuerzas como las que hoy nos presionan inexorablemente hasta el borde de un cataclismo bélico”.

 
Thomas Merton
Carta a Alceu Amoroso Lima
Noviembre de 1961

jueves, 6 de enero de 2011

DIOS ES UNA FORMA DE VER LA VIDA

"Dios existe si vives una actitud positiva, audaz y generosa, o no existe, si vives con actitud amargada, timorata o egoísta, aunque reces libros enteros de jaculatorias y te bañes en agua bendita, porque en definitiva, Dios es una forma de ver la vida y de pasar por el mundo exactamente como pasó Jesús.
Los seres humanos se han preguntado siempre si existe algo trascendental, mucho más real que la existencia cotidiana. Pero al no ser capaces de descubrirlo, han adorado a un símbolo".

Krishnamurti

miércoles, 5 de enero de 2011

AÑO NUEVO

“El año se debate con su propia oscuridad.
Oscuro y húmedo amasijo de nieve bajo una lluvia helada durante dos días. Todo está cubierto por una grisura cárdena y hielo. La niebla se introduce en las gargantas. Una desolación desértica y acuosa tornándose lodo.

Sólo el día de año nuevo fue luminoso. Muy frío. Todo duro y centellante; árboles cargados de nieve. Salí a dar un paseo hacia la viña Know, por el camino de la torre de fuego, con la secreta esperanza de “suscitar chispas” (como dicen los hassidim), y alguna se suscitó. Todo estaba tranquilo, pero demasiado luminoso, como si esta celebración no perteneciera al nuevo año ni a ningún año”.

 
Thomas Merton
Diarios, 3 de enero de 1968

lunes, 3 de enero de 2011

VOLVER AL ROSTRO ORIGINAL

No cabe duda de que es verdad que es necesario volver al “rostro original” y desprenderse de toda la pila de ropajes de pensamiento que no me van y no son “míos”, y tomar sólo lo que es inefable.

He estado absurdamente agobiado desde primeros de año por ilusiones de una “gran responsabilidad” y de una tarea que realizar. De hecho, cualquier trabajo que haya de hacer es obra de Dios, no mía, y no contribuiré a él, sino que únicamente lo obstaculizaré, con el exceso de preocupación”.

 

Thomas Merton
Diarios, 20 de enero de 1963

sábado, 1 de enero de 2011

FELIZ 2011, con K

KRISHNAMURTI es uno de mis maestros. Él no era propiamente cristiano, pero su comprensión de la realidad, sus enseñanzas, consiguen que todo camino espiritual acabe siendo más auténtico y liberador. En estos días he vuelto a retomarle, repasando su biografía y releyendo algunos de sus escritos. Con tres textos suyos, breves y profundos, quiero iniciar en este blog, dedicado a TM, el nuevo año, deseando a todos, amigas y amigos, un 2011 fructífero, en la senda de la santidad.

“La educación, en su verdadero sentido, es la comprensión de uno mismo, porque es en cada uno de nosotros que se concentra la totalidad de la existencia”.

“Existe solamente una manera de enfrentarse al dolor. Los escapes con los que estamos familiarizados, son en realidad maneras de eludir la grandeza del dolor. El único modo de habérselas con el dolor, es hacerlo sin resistencia, sin un solo movimiento, externo o interno, para escapar del dolor; hay que permanecer totalmente con el dolor sin desear alejarse de él”.

“La muerte está siempre ahí, está muy cerca, para protegerte. Y cuando te refugies en ella, morirás”.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.