Seguidores

miércoles, 28 de marzo de 2007

Así era Thomas Merton.


Algunos RASGOS FISICOS Y PSICOLOGICOS DE T. MERTON: Esbozados por sus hermanos de comunidad, y mencionados por Fernando Beltrán en “La Contemplación en la Acción”... Pág. 42-43.

1- Manos y pies pequeños, vestir descuidado, siempre atento a su interlocutor; agradecido, buen humor y jovial. Acusado sentido de la economía del tiempo y aunque no escatimaba su dedicación a otros, tampoco consentía entretenimientos vanos.
2- Extraordinaria capacidad de concentración; organizado y disciplinado en su trabajo. Planificaba sus días hasta el menos detalle y sistematizar todas las actividades no le producía tensión. Afable y abierto en la conversación, y siempre ofrecía ángulos originales ante el tema que se abordaba.
3- Difícilmente mudaba sus convicciones; escribía con portentosa rapidez y nunca utilizaba los períodos de siesta para dormir. Exigente con el tiempo que correspondía a la oración. Disfrutaba las horas de oración nocturna, y sus caminatas por el bosque le proporcionaban horas de sencilla felicidad.
4- Espíritu divisorio; providencial “bandera discutida”; interrogante abierto en demanda de respuesta plena; un hombre libre, Buda natural, escritor, profeta, amigo, monje, peregrino. Sabio católico; “ser paz”.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.