Seguidores

miércoles, 7 de marzo de 2007

Leyendo a Thomas Merton

Leyendo a Merton: hasta de madrugada me despierto pensando en él, haciendo proyectos. Esta vez era sobre su vivencia y comprensión de la vida religiosa.

1- Idealización.
2- Sentido del humor.
3- Crítica de las estructuras y defensa de lo esencial.
4- Influencia de una espiritualidad al estilo de San Juan de la Cruz.
5- Dimensión social de toda vocación.

Algunas frases que me hacen detenerme en la lectura:

“Vi caer la lluvia sobre el cementerio” (120).
“Lo más valioso que tuve hoy fue una hora de silencio que pasé detrás de la iglesia” (130).
“Fue muy hermoso contemplar esta tarde la nieve” (140).

Hay muchas otras como estas y me ayudan a comprender en qué consiste verdaderamente ser un contemplativo.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.