Seguidores

lunes, 26 de marzo de 2007

Thomas Merton y la virgen(3): Una luz de verdad.

En María está perfectamente realizado todo el plan creador y redentor de Dios. Por eso es por lo que se dice que es para nosotros una luz de verdad y un modelo de vida. Por eso su belleza espiritual incluye en sí misma toda la belleza que vemos aquí y allá, en forma parcial e incompleta, en el universo. En ella está toda la belleza del mundo, transfigurada y elevada a un nivel más allá de nuestra comprensión: y sin embargo, dado que esa perfección fue alcanzada por el cumplimiento de la potencia obediencial de su naturaleza, que también es nuestra naturaleza, hay cierta connaturalizad en nosotros que nos hace responder a su resplandor trascendente aunque siga siendo oscuro para nosotros. No podemos dejar de ver que ella, como nosotros, es una criatura humana cuya pequeñez se ha glorificado a la luz de Cristo y que está salvada del poder de la tiniebla y de la maldad por la gracia de Su Cruz.
Nos queda a nosotros, pues, celebrar su belleza inmaculada, abrir nuestros corazones a la misma luz de verdad que la santificó, la misma gracia que la hizo grata al Altísimo, que es su creador igual que lo es nuestro, y que desea ver realizado en nosotros el mismo misterio inefable de luz.
Thomas Merton, Tiempos de Celebración.

1 comentario:

Raúl Herrero dijo...

Enhorabuena por tu blog y gracias por visitar el mío. Ambos compartimos admiración por Thomas Merton. Un abrazo. Raúl Herrero

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.