Seguidores

jueves, 27 de marzo de 2008

Coplas a la muerte de Thomas Merton. Ernesto Cardenal.


Lo que sigue es un fragmento de un largo poema dedicado por Ernesto Cardenal a Thomas Merton, quien fuera su maestro de novicios en Getsemaní.
"Nuestras vidas son los ríos
que van a dar a la muerte
que es la vida
Tu muerte más bien divertida Merton
(¿o absurda como un koan?)
tu muerte marca General Electric
y el cadáver a USA en un avión del Army
con el humor tan tuyo te habrás reído
vos Merton ya sin cadáver muerto de risa
también yo
Los iniciados de Dionisios ponían hiedra ...
(yo no la conocía)
Hoy tecleo con alegría esta palabra muerte
Morir no es como el choque de un auto o
Como un corto-circuito
nos hemos ido muriendo toda la vida
Contenida en nuestra vida
¿cómo el gusano en la manzana? No
como el gusano sino
la madurez !
O como mangos en este verano de
Solentiname
Amarillando, esperando las
Oropéndolas...
os hors d’oeuvres
nunca fueron en los restaurantes
como anunciados en las revistas
ni el verso fue tan bueno como quisimos
o el beso.
Hemos deseado siempre más allá de lo
Deseado
Somos Somozas deseando más y más
Haciendas
More More More
y no sólo más, también algo "diferente"
Las bodas del deseo
el coito de la volición perfecta es el acto
de la muerte.
Andamos entre las cosas con el aire
de haber perdido un cartapacio
muy importante.
Subimos los ascensores y bajamos.
Entramos a los supermercados, a las tiendas
Como toda la gente, buscando un producto
Trascendente.
Vivimos como en espera de una cita
Infinita. O
que nos llame por teléfono
lo Inefable.
Y estamos solos
Trigos inmortales que no mueren, estamos
Solos.
Soñamos en perezosas sobre cubierta
Contemplando el mar color de daikirí
Esperando que alguien pase y nos sonría y
diga Hello
No el sueño sino la lucidez.
Vamos en medio del tráfico como
Sonámbulos
Pasamos los semáforos
con los ojos abiertos y dormidos
paladeamos un manhattan como dormidos.
No el sueño
la lucidez es imagen de la muerte
de la iluminación, el resplandor
enceguecedor de la muerte.
Y no es el reino del Olvido. La memoria
es la secretaria del olvido.
Maneja en archivadoras el pasado.
Pero cuando no hay más futuro sino sólo un
Presente fijo
todo lo vivido, revive, ya no como recuerdos
y se revela la realidad toda entera
en un flash.
La poesía era también un partir
Como la muerte. Tenía
la tristeza de los trenes y los aviones que se
van
La poesía era también un partir
Como la muerte. Tenía
la tristeza de los trenes y los aviones que se
van
Estacioncita de Brenes
En Cordobita la Llana
de noche pasan los trenes
el cante jondo al fondo de Granada
En toda belleza, una tristeza
y añoranza como en un país extraño
MAKE IT NEW
(un nuevo cielo y una nueva tierra)
pero después de esa lucidez
volvés otra vez a los clichés, los
slogans.
Sólo en los momentos en que no somos
Prácticos
Concentrados en lo Inútil, Idos
se nos abre el mundo.
La muerte es el acto de la distracción total
También: Contemplación.
El amor, el amor sobre todo, un anticipo
de la muerte
Había en los besos un sabor a muerte
Ser
es ser
en otro ser
sólo somos al mar
Pero en esta vida sólo amamos unos ratos
y débilmente
Sólo amamos o somos al dejar de ser
al morir
desnudez de todo el ser para hacer el amor
make love not war
que van a dar al amor
que es la vida
la ciudad bajada del cielo que no es Atlantic
City-Y
el Más Allá no es un American Way of
Life
Jubilación en Flórida
o como un Week-end sin fin.
La muerte es una puerta abierta
al universo
No hay letrero NO EXIT
y a nosotros mismos
(viajar
a nosotros mismos
no a Tokio, Bangkok
es el appeal
stwardess en kimono, la cuisine
Continental
es el appeal de esos anuncios de Japan Air
Lines)
Una Noche Nupcial, decía Novalis
No es una película de horror de Boris Karloff
Y natural, como la caída de las manzanas
por la ley que atrae a los astros y a los
amantes
-No hay accidentes
una más caída del gran Arbol
sos una manza más
Tom
Dejamos el cuerpo como se deja
el cuarto de un hotel
Pero no sos el Hombre Invisible de Wells
O como fantasmas de chalet
Abandonado
No necesitamos Mediums.
Y los niños muy bien saben que NO existe
que somos inmortales.
¿Pues puede el napalm matar la vida?
¿De la cámara de gas a la nada?
¿O son los Evangelios science-fiction?
Jesús entró en el cuarto y sacó las plañideras
Por eso cantan los cisnes dijo Sócrates
Poco antes de morir
Ven, Caddo, todos vamos arriba
a la gran Aldea (bis)
-Hacia donde van todos los buses y los
aviones
Y no como a un fin
sino al Infinito
volamos a la vida con la velocidad de la
luz
Y como el feto rompe la bolsa amniótica ...
O como cosmonautas ...
-la salida
de la crisálida.
Y es un happening.
el climax
de la vida
dies natalis
esta vida pre-natal ...
Dejada la matriz de la materia
Un absurdo no:
sino un misterio
puerta abierta al universo
y no al vacío
(como la de un ascensor que no estaba)
Y ya definitivos
... igual que el despertar una mañana
a la voz de una enfermera en un hospital
Y ya nada tenemos sino sólo somos
sino que sólo somos y somos sólo ser".
Continuaré compartiendo el poema en próximas entradas, pues es muy largo para ponerlo de una sola vez.
(Espero entre hoy y mañana tener resuelto ya el MSN de yahoo, para los amigos_amigas que se comunican por esa vía).






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es este un largo poema, que al leerse nos hace sentir la cercanía de Merton como alguien tremendamente humano, y al mismo tiempo trascendiendo lo inmediato de su humanidad. El lenguaje simple de Ernesto Cardenal me ha parecido siempre genial, aunque tal vez para algunos resulte poco "intelectual", no sé; al menos eso le escucho decir a algunos que le leen.
La poesía y la simplicidad son el lenguaje de los místicos.

M. Jose dijo...

A veces a leer la poesía hay que ir más allá de la propia intelectualidad. la poesía es escuhar música simplemente leyendo aquello que se ha escrito.
El poeta necesita saber que llega al alma, sin que nadie le interrumpa ni le juzgue.
Se ha de leer para sentir que está contigo en este momento.
Un saludo

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.