Seguidores

domingo, 16 de marzo de 2008

Para superar la inercia.

“Las oraciones son lo más importante en este momento. Y la fe profunda. La inercia de la vida religiosa convencional es como un sueño profundo del que uno se despierta sólo de vez en cuando, para darse cuenta de lo profundamente dormido que ha estado. Después uno vuelve a dormirse. Es verdad que Dios también obra aquí, pero hay demasiadas influencias que opacan y falsifican la vida interior. Una especie de riesgo continúo de esclerosis.
Los salmos son cada vez más reconfortantes, cada vez más llenos de significado, sobre todo cuando uno se da cuenta de que no se aplican a la situación convencional, sino a otro tipo de situaciones totalmente diferentes. Los salmos son para hombres pobres y solitarios, a para quienes sufren: no para entusiastas de la liturgia en un cómodo coro con buena calefacción”.


Thomas Merton.
Carta a Ernesto Cardenal
(10 de noviembre de 1959)

2 comentarios:

inés dijo...

"los salmos son cada vez más reconfortantes, sobre todo cuando uno se da cuenta de que no se aplican a la situación convencional, sino a otro tipo de situaciones..."
"Pan en el desierto", me ha ayudado a descubrir esto que dice T.M. aquí, es muy reconfortante descubrir otro sentido a los Salmos que rezamos diariamente.
El Oficio de S.Santa está lleno de nuevos significados, cada año la Iglesia se siente renovada en este Misterio central de la fe.

GRACIAS al p. Manuel y a todos los amigos de T.M. por compartir esta fe, ojalá cada vez más profunda, y muy buena Semana Santa 2008 para todos/as.

Inés

MARISELA dijo...

Doy gracias a Dios por haber encontrado este blog que habla de la oración y del Señor, sin complejos. Yo tengo un blog en el que hablo de mi experiencia como cristiana y mis amigos y familia dicen que no es "actual". El hombre está cada vez más necesitado del Espíritu pero no lo quiere reconocer, los dioses actuales son el dinero,el orgullo y un largo etc. En esta Semana Santa recibamos con alegría a Aquel que siendo Dios, se abajó y murió por nosotros. Por Él fuimos justificados y por su amor somos renovados en estos días. Saludos en Cristo Jesús.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.