Seguidores

sábado, 8 de marzo de 2008

La Pasión del Señor.


“En las dos últimas semanas antes de Pascua está la Pasión de Jesús en el punto de mira. Tres son los fundamentos que mueven a la Iglesia para invitarnos a meditar sobre la Pasión de Jesús.
El primer argumento consiste en que el hombre huye de buena gana del dolor. Sin embargo, en el ser humano el sufrimiento pertenece necesariamente a su existencia limitada, a sus condicionamientos y debilidades, a su mortalidad.
El segundo argumento por medio del cual la Iglesia nos confronta con el sufrimiento de Cristo consiste en que podemos volver a encontrarnos a nosotros mismos precisamente en ese Cristo paciente. Le acompañamos en su vía crucis y descubrimos que es como las estaciones de nuestra propia vida.
Y aun mueve a la Iglesia un tercer argumento más para celebrar la Pasión de Cristo. Nos muestra que en el sufrimiento no estamos solos, sino en compañía de Cristo. El sufrimiento nos une con Él”.

Anselm Grün. “Año litúrgico sanador”.

1 comentario:

M. Jose dijo...

Te miro, y tú abres mis ojos para que puedan ver las distintas maneras en que tu pasión, tu muerte y tu resurrección suceden entre nosotros cada día. Pero en mi interior siento un miedo enorme a mirar a mi propio mundo. Tú me dices: "No temas mirar, tocar, sanar, alentar y consolar". Y yo escucho tu voz y, cuanto más profudamente accedo a las dolorosas pero esperanzadas vidas de mis semejantes, tanto más me adentro en tu corazón

Al leer en este momento tu entrada, no he podido evitar coger el libro de Henri Nouwen "Caminar con Jesús". ¿Lo conoces? en la última página viene una oración preciosa y aquí te dejo un trocito de ella.
Un abrazo................
Jose

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.