Seguidores

lunes, 10 de marzo de 2008

Redescubriéndolo todo.

“Ahora está anocheciendo. Las ranas siguen croando.
Tras el aguacero de este mediodía, el cielo se despejó.
He permanecido toda la tarde sentado en el lecho,
Redescubriendo el significado de la contemplación
-redescubriendo a Dios, redescubriéndome a mí mismo-,
y el oficio, y la Escritura y todo.

Ha sido uno de los días más maravillosos de mi vida y,
Sin embargo, tampoco me siento apegado a ello.
Cualquier placer o satisfacción que me haya deparado el silencio,
La soledad y la libertad de toda preocupación, no tiene importancia.
Pero sé que éste es el modo en que debo vivir:
con mi mente y mis sentidos en silencio,
aislado del mundo de los negocios y de la guerra,
y sin hacer caso de las menudencias de la vida en comunidad
-despreocupado de todas las cosas: altas o bajas, lejanas o cercanas-.
No he de someterme a mis fantasías, deseos y proyectos,
Ni he de dejar que mis pies sean arrastrados por la excesiva corriente
De actividad natural que fluye con plena fuerza a través del universo”.

Thomas Merton. “El signo de Jonás”. (19 de marzo de 1948).

3 comentarios:

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Muy hermoso. me hizo recordar a San Juan de la +

Para venir a gustarlo todo,
no quieras tener gusto en nada.
Para venir a saberlo todo,
no quieras saber algo en nada.
Para venir a poseerlo todo,

no quieras poseer algo en nada.
Para venir a serlo todo,
no quieras ser algo en nada.
Para venir a lo que no gustas,
has de ir por donde no gustas.

Para venir a lo que no sabes,
has de ir por donde no sabes.
Para venir a poseer lo que no posees,
has de ir por donde no posees.
Para venir a lo que no eres,

has de ir por donde no eres.
Cuando reparas en algo
dejas de arrojarte al todo.
Para venir del todo al todo,
has de dejarte del todo en todo.

Y cuando lo vengas del todo a tener, has de tenerlo sin nada querer.....

Unidos en la oracion

M. Jose dijo...

Elevarse y caer, sin intervenir. Desprendimiento. Todo reside aquí, en este instante, cerca, en la relajación y en el abandono.
¿Qué más se puede pedir?
Bendiciones, seguimos en comunión
Jose

nieves dijo...

Siempre aprendiendo, siempre redescubriendo......precioso texto....justamente esta tarde yo hizé lo mismo que Mertón ....y seguimos en el camino.....aprendiendo...
un abrazo y mi mayor gratitud para todos.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.