Seguidores

sábado, 1 de marzo de 2008

Recordadle a Dios mi nombre.


Mi buena amiga Jose ha vuelto a premiar mi blog, y le he dicho antes que me siento muy halagado con ello, pero que prefiero mantenerme al margen de estos premios, porque va más con el espíritu de mi vida religiosa; ello no significa que no valore ese esfuerzo por animar y dignificar la red, pero premienme en sus corazones como yo les premio a todos los que dejan su huella por acá o me ayudan con sus propios espacios de reflexión y compartir.

Justamente del blog de Jose he tomado este poema de Merton, que me ha gustado muchísimo, para comenzar el mes de marzo:


"Esta tarde, permitidme estar triste.
¿Acaso no puedo (como otros hombres) estar cansado de mí?
¿Acaso no me es lícito sentirme vacío o caer en el abismo o fracturar mis huesos en la trampa que yo mismo me he tendido?
Oh, amigo mio, yo también he de pecar y peco.
Yo también debo herir a mis semejantes y, puesto que no soy ninguna excepción, ser odiado por ellos.
No me prohibáis, por tanto, probar vuestro mismo veneno amargo (el amor más que cualquier otra cosa) tan fácilmente se transmuta.
No me neguéis (una vez más) sentirme colérico, resentido, desilusionado, anhelar morirme.
Mientras la vida y la muerte se debanten dentro de mí, dejadme tranquilo: puedo ser feliz, incluso más que otros hombres, en esta agonía.
Tan sólo rogad (quienquiera que seáis) por mi alma.
Recordadle a Dios mi nombre,
porque, en mi amargura,
apenas converso con Él;

y Él, mientras está ocupado en destruirme no quiere escucharme".


"The Collected Poems": Thomas Merton.

4 comentarios:

M. Jose dijo...

P.Manuel, me alegra ver en tu blog esta imágen del premio. No lo esperaba por que sé que prefieres- como dices- mantenerte al margen. En mi corazón siempre estás premiado. En el blog, pongo mis motivos. No puedo pasar por alto tu blog cuando me premian a mí. La divulgación de toda la obra de Thomas Merton y otros autores, tus reflexiones, tus poemas, es mucho lo que aportas, y luego el Blog de Teresa. Mereces el mejor de los premios.
¡ES TREMENDO EL POEMA DE MERTON!
¡¡TRASPASA EL ALMA!!
Un abrazo
Jose

nieves dijo...

Magnífico poema de Merton....gracias por este regalo.
Ciertamente traspasa el alma

Analía dijo...

Tambien por estos dias he puesto especial atención en este poema, lo imprimí, y lo he compartido con algunos cercanos que no son "visitantes de blog".
Es intenso, es fuerte y movilizador...
Quizás porque en este tiempo me identifico con algo de lo que dice.
En algún punto estamos en comunión.
Paso por acá, aún cuando muchas veces no "comento". Te pido, si podés, "recordale a Dios mi nombre", lo haré con el tuyo.

Alicia de Mar del Plata dijo...

Entonces, para acompañar tu carisma buen amigo, le damos gracias a Dios por Thomás Merton, por Jose que publicó este hermoso poema, por todos lo que lo pudimos compartir con otros y en especial por Jesús que nos sigue llamando por nuestro nombre sin importarle la condición humana que cargamos.
Un abrazo bien cristiano a todos y todas.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.