Seguidores

jueves, 29 de enero de 2009

El misterio de la vida.


Siguiendo en la línea de la entrada anterior, volvemos a citar a Nouwen, que abunda en torno al sentido de la imagen de la vida como un "Beber el cáliz". Y apunta: "Si sostenemos firmemente el cáliz de nuestra vida, aceptando todas sus penas y alegrías, también seremos capaces de alzar nuestros cálices en solidaridad humana. Alzar nuestros cálices significa que no nos avergonzamos de lo que vivimos, y este gesto estimula a los demás a reconciliarse con su propia verdad tal como nosotros tratamos de hacerlo. Si alzamos nuestro cáliz y les decimos a los demás: "Brindemos por la vida" o "A tu salud" proclamamos que estamos dispuestos a mirar sinceramente nuestra vida, sin mentirnos. Es así como podemos convertirnos en una comunidad de personas que se animan mutuamente a apurar hasta la última gota el cáliz que hemos recibido, convencidos de que nos conducirá a la verdadera realización". Aquí descubrimos que no estamos sólos en la vida, y que ese aceptar lleva implícito siempren un "nosotros". El cáliz se levanta, sosteniéndolo firmemente en nuestras manos, como sucede cuando celebramos la Eucaristía. Ese tomarlo y sostenerlo trasmite una sensación de confianza y aceptación, que va luego seguida de otra fase importante: beber el cáliz. Apropiarnos de lo que es nuestro, aceptando nuestra vida, y amando cada parte de ella, porque es el amor el que sana, y todos necesitamos ser sanados.

"Beber nuestro cáliz es seguir de forma generosa y valiente las llamadas de Dios y permanecer de buen grado en el camino que Él ha trazado para nosotros. Así es como el cáliz de nuestra vida se convierte en cáliz de salvación. Cuando lo hallamos bebido hasta la última gota, Dios volverá a llenarlo con "agua" para la vida eterna".

Nouwen nos invita a contemplar en silencio el misterio de nuestras vidas.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

"...dispuestos a mirar sinceramente nuestra vida, sin mentirnos".
"es el amor lo que sana, y todos necesitamos ser sanados", amados.
Valentía, verdad y amor. La trilogía de la salvación humnana y divina.
Cuánto y qué escondemos por temor?
Cuánto y qué falseamos por temor?
Porqué cerramos la puerta al amor?
El resultado del temor, la falsedad y la falta de amor es una expreriencia vital arruinada.Y en esa ruina no cabe experiencia mística ni intelectual alguna. El camino de la condenación y el de la salvación lo elegimos nosotros.

Nora dijo...

muy, muy, muy bello.
Saludos Manuel!
Nora

SAN dijo...

Amor, caricias, vida eterna en esta vida… Nosotros decidimos, y para esta decisión, créeme, “hoy es siempre todavía”.
Manuel, el gato de la foto es una dulzura.
Acaríciame
Vengo a Ti para que me acaricies
antes de comenzar el día.
Que tus ojos se posen
un momento sobre mis ojos.
Que acuda a mi trabajo sabiendo
que me acompañas.
¡Pon tu música en mí
mientras atravieso el desierto del ruido!
Que el destello de tu Amor
bese las cumbres de mis pensamientos
y se detenga en el valle de la vida,
donde madura la cosecha.
R. Tagore

M. Jose dijo...

Contemplar en silencio nuestras vidas, es lo que nos dice Nouwen. Sí, es cierto, sin una observación plena de nosotros mismos y de nuestros actos no podremos sostener firmemente el cáliz de la vida, la nuestra, la mia...
Un abrazo
mj

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.