Seguidores

lunes, 27 de septiembre de 2010

MERTON HABLA DE...Luis MASSIGNON

“Louis Massignon es un hombre de rara e importante vocación: el diálogo con el Islam. No un diálogo bien arreglado, con tazas de té o en la TV, sino el diálogo como compasión, sustitución, identificación, el asumir sobre sí mismo los defectos de lo que “los nuestros” les han hecho, sabiéndolo o no, a “ellos”, sea en África del Norte, o en el Próximo Oriente, o en otro sitio.
Mejor que nadie, Massignon entiende la peculiar arrogancia de un apostolado que sin tratar de entender en profundidad el significado del Tawhid, se lanza sobre la fe del musulmán con la acusación de que es inferior, pidiéndole que traiciones a su suprema concepción de la pureza y la unidad de Dios el Santo, a cambio de lo que afirmamos que es más santo. El musulmán piensa que tratamos de poner otra cosa en el lugar del Dios único y de convencerle de que el Dios Único todavía no es bastante santo. No es extraño que no traicione a una verdad por la cual, después de todo, nosotros mismos deberíamos morir” (137).

“He esperado una oportunidad de decir misa por Louis Massignon y por su proyecto para muchachos africanos, bajo el patronato del Beato Carlos Lwanga. De modo curioso y casi arbitrariamente el 3 de junio, y solo hoy descubrí por casualidad que el 3 de junio es la Fiesta de los Mártires de Uganda (entre ellos, el Beato Carlos Lwanga). Mientras, Louis Massignon me escribe que la no violencia recibe burlas en París y la jerarquía se opone a ella” (138).

"Conjeturas..."

domingo, 26 de septiembre de 2010

LA SABIDURÍA DE TM

“Muchas veces es más perfecto hacer lo que es simplemente normal y humano que intentar actuar como un ángel cuando Dios no lo quiere” (22).
Todos los hombres, especialmente los que tienen talento, tienden a ser inconsecuentes. Su misma lucha con su inconsecuencia busca una salida y una solución en obras creativas” (23).
“Ciertos deseos y ciertos placeres los quiere Dios en nosotros. No podemos vivir en la verdad si sentimos automáticamente suspicacia hacia todos los deseos y todos los placeres. Es humildad aceptar nuestra humanidad, y es orgullo rechazarla” (21).
“La soledad tiene su obra especial: un ahondamiento de conciencia que necesita el mundo. Una lucha contra la alienación. La verdadera soledad se da cuenta profundamente de las necesidades del mundo. No mantiene el mundo a distancia” (20).
“Hemos de desprendernos de la vida espiritual, pero hemos de seguirla viviendo. Y el propósito de ese desprendimiento es solo hacernos capaces de vivirla a un nivel más alto” (26).
Sólo quien ama puede estar seguro de que sigue en contacto con la verdad, que, en realidad, es demasiado absoluta para ser captada con su mente” (43).

"Conjeturas de un espectador culpable"

viernes, 24 de septiembre de 2010

PLENAMENTE REAL

“Cuanto más soy capaz de afirmar a otros, de decirles “sí”, en mí mismo, de descubrirles en mí mismo y a mí mismo en ellos, más real soy. Soy plenamente real si mi corazón dice sí a todos.
He de ser mejor católico, no si puedo refutar todo matiz de protestantismo, sino si puedo afirmar la verdad que hay en él y seguir adelante.
Y lo mismo con los musulmanes, los hindúes, los budistas, etc. Eso no significa sincretismo, indiferentismo, la vaporosa y descuidada actitud amistosa que lo acepta todo a fuerza de no pensar nada. Hay mucho que se puede “afirmar” y “aceptar”, pero primero uno debe decir “sí” cuando realmente puede.

Si me afirmo como católico meramente negando todo lo que sea musulmán, judío, protestante, hindú, budista, etc., al final encontraré que no me queda mucho con que afirmarme como católico, y desde luego, ningún aliento del Espíritu con que afirmarlo”.

Thomas Merton.
Conjeturas…, 134-135.

jueves, 23 de septiembre de 2010

AMOR Y ESPERANZA

“Sentí que había algo definitivo y eterno al mirar ese cuarto vacío: que aunque ellos mismos no comprendan a través de qué pasan, y aunque algunos de ellos fracasen o se vayan o tengan que buscar en otro sitio el verdadero significado de sus vidas, sin embargo, el signo del amor está en estos novicios y son preciosos para siempre a ojos de Dios. Ciertamente ha sido un gran don de Su Amor para mí el ser su Maestro de Novicios. Es muy bueno haberles amado y haber sido amado por ellos con tal sencillez y sinceridad, dentro de nuestra limitación ordinaria, sin tontería ni lisonja, sin sentimentalismo, y sin enredarse demasiado los unos en los asuntos de los demás.

Por esta básica experiencia humana uno puede, después de todo, recobrar esperanza para la otra dimensión de la vida del hombre: la política. Aunque tengamos capacidad de destruir el mundo entero, la vida es más fuerte que el instinto de muerte y el amor es más fuerte que el odio. No tiene sentido lógico conservar demasiadas esperanzas, pero, un vez más, no es cuestión de lógica, y uno no busca signos de esperanza en los periódicos ni en los discursos de los dirigentes mundiales.

Porque hay amor en el mundo, y porque Cristo ha tomado para sí nuestra naturaleza, siempre queda la esperanza de que el hombre, al fin, después de muchos errores y aun desastres, llegará a desarmarse y hacer la paz, reconociendo que debe vivir en paz con su hermano”.

Thomas Merton
CONJETURAS DE UN ESPECTADOR CULPABLE, 198-199.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

SINGULARIDAD Y PROBLEMATICIDAD DE HENRI NOUWEN 2

Singularidades:

a. Era una persona de singular sensibilidad, que ayudaba a la gente a sintonizar con su vida espiritual mediante la gracia que estaba implícita en sus propias dificultades. Nunca perdió la capacidad de asombrarse.

b. Poseía un don especial para la confesión. Todas las personas que sufrían eran importantes para él. Por su medio las personas experimentaban abundantemente la gracia de Dios.

c. Aunque bebió de fuentes espirituales sumamente ricas y variadas, su contemplación nacía de su gran conflicto interior.

d. Hizo de la escritura una disciplina espiritual, un modo de oración, y una fuente de salud para sus lectores. Tenía una enorme capacidad para escribir de lo íntimo del alma, y conectar con las experiencias de los demás.

e. Buscaba constantemente modos de encontrar a Dios en nuevas y apasionantes situaciones. Estaba siempre buscando modos más imaginativos de “captar el misterio” con palabras.

f. Tenía un aspecto desmañado y ascético, utilizaba su cuerpo, mediante una gran teatralidad, para comunicar su mensaje espiritual.

g. Era de las propias heridas de Nouwen, de donde brotaba su caudal sanador.

h. Sentía un apasionado interés por las cuestiones relativas a la paz y la justicia social y se esforzó por tender un puente entre la oración y la pacificación, la espiritualidad y la política, la contemplación y la acción. Desarrollo un ministerio espiritual entre los presos por desobediencia civil.

i. Tenía mucho don para la enseñanza; solía utilizar historias del en sus charlas. Dejó su impronta en sus alumnos, que sabían que con él, más que una clase, recibían una experiencia espiritual.

j. Era una figura socialmente imprevisible; ir en coche, cuando él conducía era un acto de fe. Siempre hacía las cosas a su modo. Poseía un don especial para la amistad.

martes, 21 de septiembre de 2010

SINGULARIDAD Y PROBLEMATICIDAD DE HENRI NOUWEN 1

En la praxis concreta de la vida de Henri Nouwen aparecen algunos elementos polémicos vinculados con su manera de entender y vivir la fe; de ellos dan cuenta también sus diversos biógrafos. Pongamos algunos ejemplos:

1- La propuesta espiritual de Nouwen fue recibida a lo largo de los años por personas de muy diversas tendencias teológicas o políticas, pero al mismo tiempo fue también cuestionado: desde la izquierda, acusándole de un espiritualismo ajeno a las preocupaciones de su tiempo, o, desde la derecha, por ser poco claro a la hora de desarrollar su espiritualidad, cruzando las fronteras de la ortodoxia. Henri evitaba los conflictos, no le gustaban, pero a menudo, como veremos, asumió prácticas litúrgicas o de otro tipo, al margen de la praxis habitual en las iglesias. No obstante, los aspectos proféticos de su liderazgo no procedían de una posición de frontera en la Iglesia, sino al contrario, de su profundo arraigo en la espiritualidad y tradiciones eclesiales.

2- Henri, en cualquier sitio del mundo donde se encontrase, celebraba diariamente la eucaristía: capillas, iglesias, hoteles, casas de amigos, e invitaba al grupo más cercano a que le acompañaran, católicos o no, y les invitaba a recibir el sacramento. Henri tenía una fe absolutamente firme en que la Eucaristía era un don para toda la humanidad, de modo que aplicaba con mucha flexibilidad la visión oficial de la Iglesia Católica de que podían recibirla sólo aquellos que están en plena comunión con la Iglesia. Esto tal vez tuvo sus raíces en el hecho de que Henri se desenvolvió durante buena parte de su vida en medios no católicos, o que en El Arca los miembros pertenecían a diferentes confesiones cristianas.

3- En Henri Nouwen coexistían valiosos dones espirituales con una gran precariedad afectiva; se presentaba ante grandes audiencias, era un autor famoso, reconocido, estimado, pero al mismo tiempo se sentía solo y abandonado; desde los más distantes lugares del mundo llamaba a sus amigos por teléfono a cualquier hora, enviaba regalos; estaba necesitado de reforzar siempre su autoestima, podía ser inestable en sus emociones.

4- La manera en que Henri asumió su ministerio pastoral en la Iglesia no fue muchas veces reconocido en el ámbito intelectual, más preocupado de hacer carrera o desarrollar ideas, que de aprovechar el conocimiento adquirido para ayudar a los demás en su propio desarrollo personal. En las Universidades donde trabajo, muchos profesores lo veían como un advenedizo; en dos ocasiones intentó presentar una tesis doctoral y esta fue rechazada. Su decisión de ir a El Arca fue criticada por muchos que no entendían lo que podía hacer un hombre como Nouwen entre personas que no hablaban ni entendían su mensaje.

MÁS HUMANOS

“Lo amable de la humanidad que Dios ha tomado consigo mismo en amor, después de todo, ha de verse en la humanidad de nuestros amigos, nuestros hijos, nuestros hermanos, la gente que amamos y que nos ama. Ahora que Dios se ha encarnado, ¿por qué nos empeñamos tanto, todo el tiempo, en desencarnarle otra vez, en destejer la vestidura de carne y reducirle de nuevo a espíritu? Como si el Cuerpo del Señor no se hubiera hecho “Espíritu dador de Vida”.
Se puede ver la belleza de Cristo en cada persona individual, en lo que es más suyo, más humano, más personal en él, en cosas de que un asceta aconsejaría severamente prescindir. Pero esos apegos, también son importantes para nuestra vida en Cristo, y he observado que los novicios que tratan de desprenderse con demasiada severidad de sus parientes y amigos, y de las demás personas en general, a menudo carecen de una importantísima dimensión espiritual en sus vidas, y con frecuencia fallan en absoluto como monjes. Los que son más “humanos” son mejores monjes, precisamente porque son más humanos y porque no creen, sencillamente, las intimaciones de los que tratan de decirles que deben ser menos humanos”.

Thomas Merton
CONJETURAS DE UN ESPECTADOR CULPABLE, 198.

lunes, 20 de septiembre de 2010

PRESENCIAS

“El noviciado ya no me habla de mi pasado (véase “Guardia del fuego”, en El signo de Jonás). Para empezar, se reformó hace seis años, y ahora habla más de la actual generación de novicios.
Al pasar distraídamente en mi ronda, empujé la puerta del scriptorium de los novicios y encendí la luz sobre las mesas, y el vacío cuarto volvió a hablar otra vez. Me quedé allí largo tiempo antes de subir a la capilla. Cuatro largas filas de mesas. Sus mesas son todo lo que es más o menos “suyo. Allí se sientan a leer, a escribir, a pensar lo que sea más personal, más verdaderamente suyo. Allí guardan sus cartas, sus pocos libros propios, sus notas.
Mirando el oscuro cuarto vacío, con todos ausentes, parecía que, por estar allí todo lo que ellos amaban, “ellos” estaban allí muy verdaderamente de un modo espiritual, aunque en realidad estaban todos arriba en el dormitorio, durmiendo.
Era como si su amor y bondad hubieran transformado el cuarto y lo hubieran llenado con una presencia curiosamente real, consoladora, perfecta: se diría que con Cristo. En efecto, me pareció un momento que Él estaba tan realmente presente, en cierto modo, como arriba en la capilla”



CONJETURAS DE UN ESPECTADOR CULPABLE, 198.

viernes, 17 de septiembre de 2010

EUCARISTÍA.

"El amor a Dios es la más profunda realización de las capacidades implantadas por Dios en la naturaleza humana, destinadas a unirse con Él mismo. Al amarle, descubrimos, no sólo el íntimo significado de verdades que, de otra forma, nunca hubiéramos podido entender, sino que, además, encontramos en Él nuestra verdadera identidad. La caridad que despierta en nuestros corazones el Espíritu de Cristo, actuando en las profundidades de nuestro ser, nos hace empezar a ser las personas que, en los designios inescrutables de su Providencia, Él dispuso que fuéramos. Movidos por la Gracia de Cristo, empezamos a descubrir y a conocer a Cristo como un amigo conoce a su amigo: por la interior simpatía y el entendimiento que sólo la amistad puede otorgar. Este amoroso conocimiento de Dios es uno de los más importantes frutos de la comunión eucarística con Dios en Cristo".

Thomas Merton
EL PAN VIVO, 54.

domingo, 12 de septiembre de 2010

ELEGIR LA VIDA

“Quizá la mezcla de saciedad, aburrimiento, violencia y desesperación que caracteriza a nuestra sociedad de masas procede de la impotencia de cuerpos bien alimentados y mentes vacías y perdidas. La obsesión por la lujuria y las formas irregulares de sexualidad no son señal de una gran pasión, sino de la ausencia de pasión. Al contrario, la sociedad occidental se caracteriza sobre todo por su abstracción, su confusión, se pseudo pasión (pasión fabricada en la imaginación y centrada en fantasías). Parece haber emoción, pero sólo es la agitación superficial de una quimera nerviosa.” (188).

 
“Porque hay amor en el mundo, y porque Cristo a tomado para sí nuestra naturaleza, siempre queda la esperanza de que el hombre, al fin, después de muchos errores y aun desastres, llegará a desarmarse y a hacer la paz, reconociendo que debe vivir en paz con su hermano” (199).

 
Hay que elegir la vida y las cosas que favorecen la vida. Eso significa respeto a todas las cosas vivientes, pero especialmente al hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios. Respeto al hombre aun en su ceguera y en su confusión, aun cuando haga el mal” (205).

 
Conjeturas de un espectador culpable”, Thomas Merton.

jueves, 9 de septiembre de 2010

UNA TRIPLE ANSIEDAD, UN TRIPLE ANHELO


“La vida de cada uno de nosotros está marcada por una triple ansiedad: el miedo a la destrucción, la desesperación ante lo absurdo y la angustia ante el aislamiento. Por lo tanto, el hombre busca, lo sepa o no, la seguridad, el sentido de la vida y el amor. No obstante, también se da cuenta de que, por encima de toda vida existe la muerte, que toda búsqueda de sentido del mundo fracasa ante lo incomprensible, y que todo amor, vivido en la unidad con el “tú” está amenazado con terminar. El hombre anhela una vida que esté más allá de la muerte, un sentido más allá del sentido y no sentido de este mundo, y una protección que nada pueda ponerla en peligro”.

Mediante esta nostalgia o anhelo se expresa un SER sobrenatural. Estas aspiraciones pueden ser satisfechas. Existe una experiencia que, por un momento, calma cualquier angustia. Con esta experiencia, algo sobrenatural se apodera del hombre rompiendo las cadenas con que le tiene amarrado su yo, siempre pendiente de seguridad, sentido y afecto. En esos momentos, en los que descubre, en la debilidad, el absurdo y el abandono, una fuerza, un sentido y una protección que no son de aquí abajo, se siente liberado del mundo. El SER se manifiesta entonces en su triple y santa unidad: en su fuerza como plenitud, en su orden como el sentido que está por encima de las contradicciones, y en su unidad universal como sobrenatural del amor.

Sí, en la noche de la existencia, las experiencias del SER son faros que guían nuestro viaje a través de los riesgos de la vida. Gracias a ellos siempre volvemos a encontrar nuestro camino. La realidad que nos muestran está más allá de nuestra realidad condicionada por el tiempo y el espacio. En el primer momento parece inquietante, al presentarse a la vez como tractivo y como amenaza. No obstante, nos muestra nuestra patria verdadera.

RECUERDA: FUERZA EN LA DEBILIDAD, LUZ EN LAS TINIEBLAS, AMOR EN EL ABANDONO.

(Dürckheim)

¿No es eso DIOS?

lunes, 6 de septiembre de 2010

PERCIBIR LO NUMINOSO A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS

En el camino espiritual e iniciático la primera tarea es la de desarrollar el órgano receptivo para lo numinoso. Así lo dice Dürckheim en el libro que reseñamos: No es un sentido característico en sí mismo, sino una actitud especial que orienta a toda la persona. “El hombre es atraído constantemente por su Ser esencial, pero el vínculo existencial con su ego le impide seguir este atractivo”. Tendríamos que cultivar la facultad de distinguir el carácter más o menos profano o trascendente de los diversos acontecimientos vitales., y esto solo es posible mediante un duro trabajo sobre uno mismo. Supone también educar los sentidos, lo cual supone abrir progresivamente al hombre a la presencia del Ser, ya que aguza y afina la receptividad a una dimensión más profunda. Supone no vivir en la superficie de la vida y los fenómenos, sino ahondar en ellos. Los sentidos pueden ser fuente de experiencia trascendente, y es algo que deberíamos recuperar para la vida espiritual.

El hombre se hace consciente del SER en su plenitud, ante todo por el gusto de la vida. Sentir la vida gracias a una sensorialidad más profunda es una de las cosas que dan origen a un contacto auténtico del SER, y de hecho la educación de una sensorialidad supra sensorial es la condición para un total desarrollo de lo espiritual. Alguna podrá extrañarse de este papel que adquieren aquí los sentidos, dada la sospecha que siempre ha recaído sobre ellos, pero esta afirmación es en parte cierta: “La sensorialidad es un peligro para el progreso espiritual cuando el hombre se apega o se deja devorar por ella”. Dürckheim previene contra la seducción de los sentidos, y recuerda que el camino comporta una disciplina de desprendimiento y privación, pero una vez que se ha conseguido superar este peligro vivir la sensualidad se convierte en una expresión de libertad. En el origen de una sana evolución se encuentra la libertad de una sensorialidad gozosa; sólo cuando la vida se centra en la satisfacción de placeres sensuales, el progreso espiritual se bloquea.

jueves, 2 de septiembre de 2010

LO NUMINOSO

Dürckheim utiliza el concepto de NUMINOSO para designar “una calidad de vivencia en que se no revela lo que significa rozar otra dimensión, otra realidad que trasciende el horizonte de la conciencia ordinaria”. Dicha vivencia puede ser liberadora o abrumadora, gozosa o terrible, pero siempre sobrenatural.

Todo lo que nos hace temblar de horror o de alegría, todo lo que nos sitúa más allá del horizonte de nuestra realidad cotidiana, posee una calidad numinosa”, y “todo lo que se vive como numinoso, ya sean luces o tinieblas, amenaza siempre la realidad ordenada de nuestro medio habitual”. En otras palabras, nos desinstala, nos estremece, nos revuelve la vida.

Esa experiencia, que nos lleva más allá del horizonte de nuestro yo existencial, nos abre a lo TRASCENDENTE. Esto tiene un peligro, y es que no existe solo la trascendencia positiva luminosa, sino también la experiencia de una trascendencia negativa y tenebrosa, un poder seductor de lo demoníaco que se presenta como una fuerza de atracción celeste.

Pero al fin, la experiencia de lo supranatural, que está más allá de los polos opuestos, positivo o negativo, posee una fuerza de liberación definitiva. Toda la vía iniciática tiene como fin acceder definitivamente al CAMINO que conduce a esa trascendencia. En este camino sabe el discípulo que puede hallar lo numinoso en todas partes, pero hay situaciones o lugares especiales donde es posible experimentarlo, a condición de hallarse interiormente receptivo. También en toda profesión puede haber un modo específico de experimentar lo numinoso, y lo mismo el folklore y las costumbres de todos los pueblos expresan de alguna manera la presencia siempre respetada de fuerzas trascendentes en la convivencia humana.

La propuesta es: ABRIRSE A LO NUMINOSO.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

TM POR DENTRO

“Un abad visitante declaró en Capítulo que la vida contemplativa consiste en aferrarse a viva fuerza a una idea que uno tenía al entrar en el noviciado. Una afirmación increíble: quiero decir, es increíble que semejante persona haga en serio tal afirmación en semejante lugar. No pareció que nadie encontrara que tenía nada de raro. El mero concepto de esfuerzo lo justifica todo. No importa lo que uno haga con tal que trabaje en ello con toda su energía… casi iba a decir, que trabaje como un demonio”. (Conjeturas, 130)


“El jueves santo por la tarde, después de la Misa y Comunión vespertinas, estaba yo en el jardín del noviciado mirando los cielos grises y los cerros, cuando llegó detrás de mí el postulante colombiano y me dijo en español que sin duda la vista ofrecía inspiración poética, a lo cual asentí de buena gana. Hablamos un poco de climas, terremotos y demás, y de los “terribles despeñaderos” junto a ciertas carreteras de Colombia.
Luego, un momento después, dijo: ¿Por qué no se va usted de aquí, Padre Merton, a Sudamérica, para empezar una orden monástica completamente nueva, que atraiga más a los hombres de los tiempos modernos?
No le pude decir cuánto me gustaría probarlo, ni que imposible sería hacer tal intento sin dejar la Orden, y que imposible me sería intentar dejar la Orden”. (Conjeturas, 149)

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.