Seguidores

domingo, 22 de julio de 2007

Acción y contemplación.


El vinculo entre acción y contemplación aparece reflejado con claridad en la vida de los grandes maestros espirituales. Tanto en Thomas Merton como en Henri Nouwen vemos que a lo largo de sus vidas se da una tensión entre el deseo de estar en soledad y silencio y la llamada a servir y comprometerse con el mundo en que viven. Cada uno a su manera tuvo que vivir esa experiencia y trató de encontrar una salida propia a esa tensión. En el evangelio de este domingo no debemos quedarnos en la disyuntiva acción o contemplación, sino mas bien comprender que siempre es básico estar a la escucha de la Palabra para poder alimentar y sostener el compromiso. En Merton vemos que su vida contemplativa le hizo abrirse al dolor de su tiempo y ser parte de causas sociales; en Nouwen su vida inquieta encontró reposo en la intimidad de Dios y también sentido. Cultivar la vida de oración y meditación, aprovechar los momentos de soledad y silencio en algun momento de la jornada diaria, nos permiten tener luz para discernir el compromiso y actuar siempre segun la verdad.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.