Seguidores

sábado, 21 de julio de 2007

Aniversario de ordenación sacerdotal de Henri Nouwen.



Luego de varios días sin poder conectarme al BLOG por dificultades técnicas, regreso esta mañana para recordar el aniversario 50 de ordenación de Henri; en estos dias estoy releyendo su biografía, de la que he comentado en entradas anteriores, y volviendo a descubrir los inmensos dones que se pueden recibir a través de este hombre. Seguiré con el tema en los próximos días, y también volveremos con Merton. Gracias a estos maestros del espíritu, que nos ayudan a caminar el camino de la fe.


Algunas Ideas Acerca de la Vida Espiritual en Henri Nouwen:


1-El ocultamiento es una cualidad esencial de la vida espiritual. Soledad, silencio, tareas ordinarias, estar con los pobres, dormir, trabajar, jugar: esa es la vida que Jesús vivió y que nos pide vivir a nosotros. Si no tenemos una vida oculta con Dios, nuestra vida pública para Dios no puede dar frutos. El ocultamiento es lugar de purificación: saber prescindir de la utilidad, del éxito, del reconocimiento. La soledad y la pobreza nos ayudan a proteger nuestra vida oculta.
2- El gozo y la tristeza son los padres de nuestro crecimiento espiritual. Ellos nunca están separados. El gozo está escondido en la tristeza y la tristeza en el gozo.
3- Uno de los mayores riesgos en la vida espiritual es el auto rechazo. A menudo se nos hace creer que despreciarnos a nosotros mismos es una virtud que se llama humildad. Pero la humildad es lo opuesto al auto rechazo. Es el reconocimiento agradecido de que somos preciosos a los ojos de Dios y que todo lo que somos es puro don. Para crecer más allá del auto rechazo debemos tener el coraje de escuchar la voz que nos llama hijos e hijas amados de Dios, y tomar la determinación de vivir nuestras vidas según esta verdad.
4- La comunidad: sostenida por la soledad; una cualidad del corazón; el perdón es el cemento de la vida en comunidad. El perdón es un camino de libertad. (Darlo y recibirlo).

“Una vida espiritual es una vida en la que nuestra seguridad no se basa en ninguna de las cosas creadas, por mejores que sean, sino en Dios, que es amor eterno”

5- La disciplina es la creación de límites que mantengan un tiempo y un espacio abiertos para Dios. La soledad requiere disciplina, la adoración requiere disciplina, ocuparse de otros requiere disciplina. En la vida espiritual la disciplina es el esfuerzo concentrado para crear el espacio y el tiempo donde Dios pueda llegar a ser nuestro Señor y donde nosotros podamos responder con libertad a la guía de Dios.

6- El mayor obstáculo en la vida espiritual es el miedo. La oración, la meditación y la educación no pueden darse en el miedo. El miedo crea sospecha, distancia, actitud defensiva e inseguridad. El amor supone intimidad, cercanía, mutua vulnerabilidad, y seguridad.
7- Una de las tareas espirituales más difíciles es vivir sin prejuicios. Llegar a ser libres de juzgar, libres para la misericordia.

“Conocerse uno mismo no es analizarse. Nuestras vidas tienen mucho de misterio y no pueden ser explicadas en su totalidad. La soledad, el silencio y la oración son a menudo el mejor camino hacia la comprensión de uno mismo. No porque ofrezcan soluciones a la complejidad de nuestras vidas sino porque nos ponen en contacto con nuestro centro más sagrado, donde mora Dios. Es el lugar de la adoración,la acción de gracias y la alabanza.”

2 comentarios:

Tere dijo...

"una de las tareas mas dificiles es vivir sin prejuicios, llegar a ser libres de juzgar,libres para la misericordia" palabras de Nouwen.
"Misericordia Señor, y no sacrificios".
No me resulta fácil compartir a través de este medio, pero en mi alma hacen eco esos pensamientos, y los interiorizo y hago oracion .

Manuel. dijo...

Gracias, Tere, por escribir. Yo estoy aprendiendo a convertir este espacio de encuentro en un foro de oración también, pues me siento en comunión con mucha gente y siento que mi labor sencilla, simple eco de otros, puede llevar luz a algunos.
Otra vez, gracias.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.