Seguidores

domingo, 15 de julio de 2007

El prójimo y la epifanía de Louisville.

Este domingo las lecturas bíblicas nos proponen meditar acerca de la invitación de Jesús a convertirnos en prójimos de cada ser humano que encontramos en nuestro camino. Enseguida recordé el famoso pasaje de Thomas Merton que conocemos como la “Epifanía de Louisville”, y lo leí en la celebración. En el reciente viaje al Cobre un sacerdote con el que comparto el interés por Merton me comentaba también acerca de la riqueza espiritual de ese pasaje. Descubrir al otro, al hermano, incluso al desconocido, es crecer en la COMPASIÓN, ser solidarios, abrirnos al descubrimiento de que somos uno en Cristo.

“Ayer, en Louisville, en la esquina de las calles Cuarta y Walnut, comprendí de pronto que yo amaba a todo el mundo y que nadie me era o podía ser totalmente extraño. Fue como si despertase de un sueño: el sueño de mi distanciamiento, de la vocación “especial” a ser diferente. Realmente mi vocación no me hace diferente del resto de los hombres ni me coloca en una categoría especial si no es de manera artificial, jurídicamente. Yo sigo siendo un miembro de la raza humana, y ningún otro destino es más glorioso para el hombre, si tenemos en cuenta que la Palabra se hizo carne, convirtiéndose también en miembro de la Raza Humana”.

Este descubrimiento supuso para Merton un salto en su camino espiritual. El 5 de mayo de 1958, escribe: “Está muy bien decir que yo he estado viendo a Dios en Sí mismo. Pero no lo he visto. Yo sólo lo he visto en un mundo monástico muy pequeño. Éste es demasiado pequeño”.
La meta de Merton es ahora mayor: “Debo ver y abrazar a Dios en el mundo entero”.Para eso, dice: “Debo conocer el mundo en que vivimos y en que se supone que luchamos a favor del Reino de Dios”. Ya no es el monje que huye del mundo, que reniega de él, sino que algo ha despertado y le permite vislumbrar una Presencia en ese mismo mundo. Esa es la fuente de su creciente sentido ecuménico también, además de su compromiso con las causas nobles de su tiempo.

“Tengo que escribir y hablar, no como el individuo que se ha distanciado del mundo y desea que el mundo lo sepa, sino como la persona que se ha perdido a sí misma al servicio de la inmensa sabiduría del plan de Dios de revelarse a Sí mismo en el mundo y en el hombre”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Merton es genial. Es el monje por excelencia, mostrando como la vida contemplativa ilumina para redescubrir todo alrededor. Esta "visión" suya acerca del mundo lo coloca a la cabeza de los testigos de la fe para el nuevo siglo

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.