Seguidores

sábado, 7 de julio de 2007

REINADO DE DIOS (Domingo XVI del Año)



"No estén alegres porque se les someten los espíritus; estén alegres porque sus nombres están inscritos en el cielo" (Lc 10, 1-12)


Somos enviados de Dios. Jesús no era un vendedor de ideas; era alguien que vivía una experiencia. Y nosotros no estamos para compartir y aceptar simplemente una doctrina, sino para vivir con Jesús una experiencia. Experiencia que llama San Pablo “ser criaturas nuevas”. ¿Qué significa ser un enviado de Dios para el mundo? ¿Para qué somos enviados?. Una parte esencial de nuestra misión es llevar liberación, alegría, justicia y paz. Todo eso y más es el Reinado de Dios. (Domingo 14 del año)

Esta semana próxima no habrán entradas nuevas hasta el sábado, pues como les he dicho iré al santuario nacional de NUESTRA SEÑORA DEL COBRE, Patrona de Cuba, para participar de la convivencia anual de sacerdotes. Este es siempre un viaje especial pues vamos recorriendo la isla casi de punta a cabo, compartiendo con viejas amistades, y además sintiendo la cercanía espiritual de Thomas Merton, quien realizó este viaje hace casi 70 años. Al regreso les contaré como fue todo. Esta misma semana estará celebrándose en la Habana una importante reunión del CELAM para implementar acciones concretas, luego de la Conferencia de Aparecida.

Y luego, como carmelitas, comienza hoy la Novena a la Virgen del Carmen, nuestra Madre del Carmelo; serán días movidos, de mucho trabajo. Tendrán que perdonar si en algún momento las entradas de este BLOG no son tan frecuentes como es habitual. Al regreso les resarciré con NOVEDADES. Gracias a los hermanos y hermanas que me han escrito, gracias por leer y aprovecharse.

¡!!Nos vemos!!!

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.