Seguidores

sábado, 11 de agosto de 2007

Biblioteca Nacional de Cuba: Muy pocos libros de Thomas Merton.


Estuve ayer en la Biblioteca Nacional de Cuba, cerca de la plaza cívica o plaza de la revolución; fui motivado por la afirmación del autor de los artículos que estoy publicando en el blog sobre Thomas Merton y Cuba, pues ahí se decía que en este lugar estaba "toda la obra de Merton". Pues bien, allá me fuí, topándome con la burocracia, el desconocimiento y las dificultades propias de nuestro sistema, para finalmente descubrir que el fondo sobre Merton era pobrísimo. Están algunas obras de la primera etapa de Thomas Merton, viejas ediciones, la mitad en inglés: varios ejemplares en ambos idiomas de "La montaña....", y algunos otros, pero no al alcance del público habitual, sino en una zona de referencia, donde sólo se pueden consultar, luego de llenar cuestionarios y esperar más de media hora. Lo único a destacar fue que tuve en mis manos un ejemplar de "El exilio y la gloria", en inglés, que yo nunca había visto, y además una edición en español de 1964 de ediciones Sudamericanas que publica juntos "Pensamientos en la soledad" y "La paz monástica", y que se encontraba en muy mal estado de conservación.

En esta biblioteca el fondo bibliográfico sobre religión es escaso, si se refiere a religión cristiana o católica, y los pocos libros que hay están publicados hace muchísimos años o pertenecen a editoriales cubanas contemporáneas que interpretan la religión desde una optica marxista.

En fin, que si quieren conocer a Thomas Merton los cubanos no cuentan con mucho material a su alcance, salvo el que puedan encontrar en iglesias o parroquias. Nuestro amigo Jesús Lozada tuvo sin embargo un importante acierto, que fue dar a conocer a Merton a través de su espacio dedicado a la poesía, y preguntar, como lo hice yo muchas veces, por qué no hay algo que recuerde a los cubanos en El Cobre o en La Habana, que Thomas Merton estuvo con nosotros y vivió acá una importante aventura espiritual.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.