Seguidores

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Tres imágenes de la Iglesia que soñamos.


"Hay tres imágenes que son importantes para la Iglesia de hoy. La Iglesia debería llegar a ser un lugar en el que el ser humano pueda vivir una experiencia espiritual; esa es la imagen de la Iglesia mística. En segundo lugar, debería crear un espacio para un nuevo tipo de comunidad, concretamente un espacio para la comprensión de las personas entre sí. Esto es válido tanto en el marco de la Iglesia universal como para las iglesias locales. Hoy en día, muchas personas se sienten solas y perdidas en medio de la muchedumbre anónima. Esas personas deberían encontrar su hogar en la Iglesia. En tercer lugar, la Iglesia debería trasmitir cultura cristiana de la vida y facilitar el acceso a una vida sana, que incluye, evidentemente, las buenas costumbres. En primera línea están los elementos saludables, la oración y la vida espiritual, pero también una vida diaria correcta y unos ritos saludables. Dicho en pocas palabras: todo lo que hace posible una vida sana. El cristianismo debería convertirse en una cultura visible en la que el ser humano experimenta su propia dignidad. Esas son las imágenes más importantes de la Iglesia".

(Anselm Grün)

1 comentario:

Analía dijo...

Hola Manuel. Muy de acuerdo con la entrada de hoy; y además me encantó encontrarme con el ícono de la Trinidad. A comienzos de este año, en un retiro pre-Pascual, lo tuvimos entre nosotros, y fue el comienzo de un camino lindísimo y altamente "sanante" en mi vida personal y en mi vida espiritual. Fue lindísimo encontrarlo hoy...y más allá de la lectura de tu entrada...recordar y agradecer por el camino recorrido, con bastante dolor pero con mucho regalo también.
Un abrazo! Y una lindísima Navidad amigo!

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.