Seguidores

viernes, 3 de abril de 2009

SEMILLAS DE DESTRUCCIÓN.


Otro libro de Thomas Merton, que tal vez hayamos citado por acá alguna vez, es "Semillas de destrucción", que reune escritos de entre 1961 y 1964; fue publicado en español por Editorial Pomaire, en 1966, por lo que se hace difícil encontrarlo hoy. De hecho núnca había visto un ejemplar hasta este mediodía en que uno de mis profesores en la Universidad ha tenido la gentileza de prestármelo para poder revisarlo y sacar alguna copia, al menos parcial del texto.

El libro está conformado por un prólogo y una nota del autor, referidos fundamentalmente al compromiso del monje con el mundo, y luego consta de tres partes:

1- La revolución negra (Que ha sido publicado también de modo independiente)

2- Los cristianos en crísis mundial: reflexiones sobre el clima moral de los años sesenta.

3- Cartas en un tiempo de crísis.


A pesar de haber sido escrito hace casi 50 años, y en un contexto particular, el libro trae ideas válidas, que no han perdido actualidad, y permite conocer mejor al monje sensible a las necesidades de su tiempo, pero siempre edificando desde una tradición espiritual de mucha riqueza y una visión cultural amplísima.

En estos días seguramente les comparto algunos textos, bien aprovechables, para nuestra meditación y reflexión personal. Por esta vez algo breve:


"Tener voto de pobreza me parece ilusorio si no me identifico de algun modo con la causa de la gente a quien se le niega sus derechos y se le obliga, en su mayor parte, a vivir en abyecta miseria. Tener voto de obediencia me parece absurdo si no implica un profundo interés por la más fundamental de todas las expresiones de la voluntad de Dios: el amor a Su verdad y a nuestro prójimo".

3 comentarios:

inés dijo...

Identificarse por el voto de pobreza: con los pobres, los marginados, los excluidos, y dar testimonio de su entrega en profunda fe por los votos como monje, es para mí, lo que T.M. transmite aquí.
La búsqueda de la Voluntad de Dios, como Amor a la verdad y al prójimo creo que es eso, siempre una búsqueda, un deseo, y que esto le agrada a Dios.

Gracias, este tema es bien interesante para seguir ahondando personalmente según el Espíritu le vaya guiando a cada uno.

Anónimo dijo...

Gracias, Manuel, porque este blog es como un curso virtual sobre la vida y la obra de un maestro católico de la vida contemplatica, Thomas Merton. He podido conocerle mejor y leerle gracias a este oasis en medio de la red. Un abrazo y Feliz Pascua de Resurrección.
Alejandro.

Anónimo dijo...

Me parece sugerente la mirada de Merton sobre los votos: una lectura concreta y particular, necesaria siempre frente a cada realidad y situación vital. Ciertamente que los religiosos hoy deben hacer algo así; buscar el modo en que su compromiso adquiera sentido y significado.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.