Seguidores

sábado, 5 de mayo de 2007

Amor y soledad.




"Si no hubiera silencio detrás de las muchas palabras doctrinarias, ya no habría religión sino sólo una ideología religiosa, porque la religión va más allá de las palabras, y los actos alcanzan la definitiva verdad sólo en el silencio y el Amor. Cuando falta este silencio, donde sólo están las “muchas palabras” y no la Palabra Única, hay mucha agitación y mucha actividad pero no paz, no pensamiento profundo, no comprensión, no calma interior. Donde no hay paz no hay luz y no hay amor. La mente hiperactiva se convence a sí misma de que está despierta y productiva, pero está soñando, se está dejando llevar por la fantasía y la duda. Sólo en el silencio y la soledad, en la calma de la adoración, en la reverente paz de la oración, es donde el yo se silencia y se humilla en presencia del Dios Invisible para recibir su Única Palabra de Amor; Sólo en esas “actividades” que son “no-actos” se despierta uno del espíritu del sueño de una existencia múltiple, confusa y agitada".
(“Amar y vivir”. Thomas Merton, Oniro1997. Páginas 32-33)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vivimos en un mundo ruidoso en todos los sentidos, por eso la humanidad está enferma. Si callaramos más, si escucháramos más la voz del silencio, si atendiéramos al silencio interior. Entonces nuestro mundo andaría mejor. En resumen: la contemplación, el silencio y la soledad contribuyen a mejorar nuestro mundo.

Manuel. dijo...

El peligro de la soledad es el aislamiento, el encerrarse en sí mismo sin ver a los demás, y acabar creyéndonos mejores, más perfectos. No sabemos´cuanto creció el solitario hasta que vuelve con la comunidad y vive con ella.

fuentealba dijo...

P.Manuel,
esta primer semana de diciembre tengo más tiempo para leer. Y estoy recorriendo en los ratos que puedo todo el blog.
Me gustaría leer este libro de Merton que ud. menciona en esta entrada. Me han dado para leer uno de Nowen:Abriéndonos. Una de las partes se titula: del aislamiento a la soledad. Este trozo de Merton que transcribe me ayuda mucho para seguir interiorizando mi lectura.
Gracias.
inés

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.