Seguidores

martes, 15 de mayo de 2007

Ser flexibles, invitación de H.Nouwen.

LA VIRTUD DE LA FLEXIBILIDAD.
Los árboles parecen fuertes, comparados con los pastos que crecen salvajes. Pero cuando viene la tormenta, los árboles son desarraigados, mientras que el pastizal, aunque el viento lo mueva de un lado para otro, sigue con sus raíces bien plantadas en el suelo y vuelve a erguirse cuando la tormenta pasa. La flexibilidad es una gran virtud. Cuando nos aferramos a nuestras posiciones y no dejamos que nuestros corazones sean movidos un poco de un lado para otro por las ideas o las acciones de los otros, es muy fácil que nos rompamos. Ser como el pastizal no significa que cualquier cosa nos parezca bien. Quiere decir que nos moveremos un poco con el viento que sopla en nuestros tiempos, mientras seguimos firmemente anclados al piso. Una rigidez sin humor, intensa, testaruda, con respecto a las cosas que suceden hoy puede quebrar nuestros espíritus y convertirnos en amargados. Seamos flexibles, mientras seguimos estando profundamente arraigados. (H.Nouwen).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A menudo se ve la inflexibilidad como una virtud. Hoy en día muchos jóvenes, en busca de seguridades y certezas en un mundo en que todo es relativo, abrazan causas y caminos con intransiguencia e inflexibilidad. Es terrible una persona así en la vida comunitaria.

Anónimo dijo...

Nouwen siempre trae luz para nuestra vida espiritual.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.