Seguidores

jueves, 17 de mayo de 2007

La Regla del Carmelo. Noticia con ideas sugerentes.

En el Carmelo se multiplican las celebraciones del VIII centenario de la Regla de San Alberto a los ermitaños del Monte Carmelo hacia el años 1.207. En Roma los dos consejos generales se unieron en la concelebración del 12 de mayo, presidida por el secretario de la Congregación de Religiosos, Mons. Gianfranco Agostino Gardin. En este contexto apreciamos una iniciativa proveniente de América Latina. Para su “VI Festival de Artes”, que tendrá lugar los días 25 y 26 de mayo en El Empalme, provincia de Guayas,” la “Juventud Carmelitana Ecuatoriana” (JUCAE) ha preparado un texto elaborado por el P. Juan Arias sobre la Regla Carmelitana. Ofrece tres fichas pedagógicas de trabajo: 1) Perspectiva histórica. 2) Su espiritualidad. La Regla vivida por Santa Teresa y San Juan de la Cruz. 3) Relectura de la Regla, hoy, en América Latina.
Describiendo las características o actitudes del primer grupo que recibió la Regla, se evocan: 1) hermanos no clérigos, 2) europeos en Tierra Santa, 3) peregrinos, 4) ascetas, 5) penitentes, 6) eremitas, 7) mendicantes, 8) menores, 9) frailes, 10) evangelizadores. Con referencia a esta última categoría se recuerda el decálogo de su actitud: 1) escucha, 2) acogida, 3) asumir la cruz, 4) fidelidad, 5) paciencia histórica, 6) persona orante, 7) amar sin condiciones, 8) creer en el Dios de la vida, 9) solidariedad, 10) coherencia.
El escrito–ideario concluye con esta consideración: “Estos acercamientos a nuestra Regla desde la perspectiva latinoamericana nos hacer ver su riqueza y actualidad para responder a desafíos y exigencias nuevas para nuestra vida carmelitano-teresiana, encarnada en diversas culturas”. E inculca todavía: “Los valores fundamentales de la Regla continúan teniendo validez, pero hay que encarnarlos y vivirlos con los matices de los signos de los tiempos y de los lugares”.

No hay comentarios:

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.