Seguidores

lunes, 12 de noviembre de 2007

Conversión y corporeidad. Anselm Grün.

"Un camino importante de conversión es la respiración. No se trata de una determinada técnica de respiración sino de admitir la respiración natural… Algunas personas sólo pueden respirar hasta el corazón. No tienen ninguna relación con sus sentimientos y menos aun con su vitalidad y sexualidad. Trabajar con la respiración les hace conscientes de sus represiones y actitudes defectuosas, pero a la vez, produce un cambio interior. Cuando después de un largo ejercicio de respiración, al espirar se llega hasta la parte inferior del vientre, el que respira se pone en contacto con sus sentimientos y su sexualidad. Si al final de la espiración se detiene un momento y se abandona completamente, crece en él la confianza.
Cuando nos abandonamos en la respiración, ejercitamos la actitud interior de la confianza. En ese ejercicio se realiza la transformación.

Junto a la actitud, la respiración y el movimiento hay otros ejercicios en el cuerpo que fomentan la conversión al verdadero yo, por ejemplo, el canto. El alma se expresa por la voz; con frecuencia se puede descubrir a través de la voz el verdadero yo… Al cantar podemos entrar en contacto con los propios sentimientos, con la entonación interior, con la afirmación de cuerpo y alma.
Si percibo los sentimientos, los observo y los nombro, podré transformarlos lentamente. Ese camino de conversión se realiza por el cuerpo, en el que se manifiestan los sentimientos. Yo no analizo los sentimientos sino que los experimento en el cuerpo porque se han fijado en él; a la vez que se perciben y se expresan con palabras, pueden también transformarse
".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Anselm Grün es un maestro para quienes desean subir la cuesta de la perfección. Sus consejos iluminan mucho, y permiten ir encontrando nuevos métodos y atajos para madurar en la fe

Manuel. dijo...

Querido amigo o amiga:no me gusta pensar en la perfección como una subida, aun cuando es un esquema clásico, utilizado incluso por San Juan de la Cruz. No me gusta usar no siquiera ese término de perfección para referirme a la santidad. Prefiero hablar de camino, de maduración, de progresiva cristificación. aunque es mi opinión personal y sus palabras no dejan de ser válidad. Sólo que me gusta poner siempre la GRACIA en primer lugar, la gratuidad, el amor de Dios siempre por delante. Grün nos descubre lo que sabemos y no vemos, nos invita a aprovechar la propia vida, la naturaleza, los ritos, para madurar.

Ser parte de todo...

¡Oh Dios! Somos uno contigo. Tú nos has hecho uno contigo. Tú nos has enseñado que si permanecemos abiertos unos a otros Tú moras en nosotros. Ayúdanos a mantener esta apertura y a luchar por ella con todo nuestro corazón. Ayúdanos a comprender que no puede haber entendimiento mutuo si hay rechazo. ¡Oh Dios! Aceptándonos unos a otros de todo corazón, plenamente, totalmente, te aceptamos a Ti y te damos gracias, te adoramos y te amamos con todo nuestro ser, nuestro espíritu está enraizado en tu Espíritu. Llénanos, pues, de amor y únenos en el amor conforme seguimos nuestros propios caminos, unidos en este único Espíritu que te hace presente en el mundo, y que te hace testigo de la suprema realidad que es el amor. El amor vence siempre. El amor es victorioso. AMÉN.
-Thomas Merton-

Para intercambiar comentarios sobre Thomas Merton y otros maestros contemporaneos del espíritu.